El desierto del Gobi

En las últimas semanas hemos podido ver cómo miles de internautas visitaban Google Earth para ver de primera mano las extrañas siluetas descubiertas en el desierto de Gobi, en China. Todo ello acompañado de miles de teorías acerca del origen, el fin y la forma de dichas figuras.
Varios periódicos internacionales: el diario Huffington Post… así como de ámbito nacional: La Información, El País… han reflejado en sus páginas web este hecho, adjuntando las imágenes en las que se aprecian diferentes líneas dentro de rectángulos, círculos… todo ello en unas dimensiones considerablemente grandes. Miden aproximadamente un kilómetro de ancho por 1,85 kilómetros de largo, en pleno desierto, en la provincia de Gansu, al noroeste de China, una región que comprende parte del desierto de Gobi.
El germen de todo ello, como suele ser habitual en esta era tecnológica, fue el comentario de un internauta en Reddit en el que pedía información a otros usuarios y planteaba la posible sombra de experimentos militares o científicos detrás de estas singulares figuras.
Varias páginas web invitan a los usuarios a debatir acerca del paradigma en el que se engloban estas fotografías. Surgiendo así distintas posibilidades, que van desde experimentos militares hasta complicadas teorías conspiratorias, pasando por culturas alienígenas.
Para tratar de aclarar al lector una posible explicación sin salirnos de los límites marcados por lo racional, citaremos parte del artículo de La Informacion: “¿Qué son esas siluetas en el desierto del Gobi?” En el que el científico Jonathon Hill, investigador técnico del Mars Space Flight Facility en la Universidad de Arizona, que ha operado con las diferentes cámaras de las misiones que la NASA ha enviado a Marte, afirma que China utiliza estas retículas gigantes para calibrar sus satélites espías para orientarse en el espacio. Además, cree que otra de las zonas en las que parece que hay material tecnológico, efectivamente, puede tratarse de una zona militar o de pruebas “lo que explicaría la gran cantidad de equipos y la tecnología en un área remota”.

Artículo escrito por: Javier Álvarez & Daniel Sánchez

Dejar un comentario