Elecciones – 20N

29 de julio de 2011, quedaban aún 8 meses para que se ce-lebraran elecciones que determinarían el nuevo gobierno de España, cuando el Presidente del Gobierno en ese momento, Jose Luis Rodriguez Zapatero, anunció elecciones anticipadas. Por séptima vez en la historia de España desde la transición, se convocaban de nuevo. Según Zapatero, era necesario para asegurar la certidumbre económica del país. Entonces se conocería, si el PSOE sería castigado tras la última legislatura, si Rajoy conseguiría la presidencia con el PP en su tercer intento, si IU o UPyD se alzarían como alternativas al gobierno, o cuanto poder obtendría la izquierda abertzale en las elecciones ge-nerales tras los resultados de Bildu en las municipales.
Los sondeos han volado de un lado para otro en todos los medios de comunicación, dando siempre en la mayoría de los casos la victoria al PP que se veía como claro ganador de las elecciones.
La campaña de los dos principales partidos era muy dife-rente, el PP confiado y el PSOE intentando remontar lo que los sondeos, las encuestas e incluso el debate televisivo vaticinaban. Ya en televisión, Rubalcaba dio más imagen de líder de la oposición que de candidato a la presidencia.
Y el 20N, tras la huelga de transportes en 2008, la crisis de los controladores aéreos de 2010, la huelga general tras la reforma laboral de ese mismo año, el movimiento 15M de 2011, el cese de la violencia de ETA… los españoles han votado.
Todos estos acontecimientos se han visto reflejados en los resultados que han dado la victoria al Partido Popular, la mayor de su historia. Rajoy ha superado los 183 escaños que Aznar consiguió en el 2000, con 186. Además de su clara victoria, pese a no aumentar demasiado con respecto a las elecciones ante-riores el número de votos, la diferencia con el PSOE es abismal.
El PSOE se ha hundido, ha perdido 4 millones de votantes, y ha conseguido el peor resultado de su historia, lo que entrega prácticamente al Partido Popular todo el poder y manos libres para llevar a cabo las medidas y los recortes, que por otra parte, no ha concretado ni en la campaña ni en su programa.
Pero más allá del PP y del PSOE, IU ha conseguido de nuevo su grupo parlamentario propio con 11 escaños, volviendo a tener presencia en el congreso. UPyD también ha conseguido grandes resultados pese a no conseguir grupo propio con 5 escaños, al no tener el 5% de votos necesario. Estos resultados dan una visión de que la situación bipartidista está cambiando. De hecho el congreso pasa a estar más fragmentado, presentando 3 formaciones más.
En el País Vasco los resultados seguro que darán lugar a cambios políticos. Los socialistas que gobiernan con el apoyo de populares, no se han visto beneficiados por el final de ETA, más bien lo contrario. El PP aquí no se suma al cambio de toda España, y AMAIUR consigue mayor número de escaños, 7, y será la primera fuerza nacionalista frente al PNV. Esta mayoría nacionalista podría llevarle al poder en las autonómicas de 2013.
Ahora queda ver como lidia con los problemas de la nación el nuevo Presidente del Gobierno y su equipo, que ya se verá quien lo forma, aunque suenan Saenz de Santamaría, Gallardón, Cospedal, González Pons, Trillo…
¿Dónde hará finalmente los recortes?, ¿solucionarán definitivamente los problemas del paro?, ¿cómo lidiaran con el tema nacionalista vasco?… Aún es pronto para ver si finalmente harán éstas y otras muchas cosas, de si lo harán bien o mal, sólo queda decir que la situación ha cambiado radicalmente este 20 de noviembre.

Artículo escrito por: Jorge Espada

Dejar un comentario