El faro de Alejandría

Gillian Bradshaw – Novela histórica – 2010

Caris es la hija de un rico comerciante de caballos de Éfeso. Su pasión es el estudio de la medicina, pero sus aspiraciones se ven frustradas cuando su padre se ve obligado a concertar su matrimonio con un alto funcionario de la corte imperial, personaje que amenaza con arruinar a la familia. Para evitar este matrimonio, Caris se hace pasar por eunuco, gracias a la ayuda de su hermano Torión y su aya Maia, y huye hacia Alejandría, donde espera realizar el gran sueño de su vida: convertirse en médico, profesión que le estaba vetada por su sexo.

En Alejandría, Caris, ya convertida en Caritón (nombre que adopta para poder hacerse pasar por eunuco sin que la gente sospeche que se trata de una mujer), aprende la ciencia de Hipócrates de manos de Filón, un judío, y progresa a un ritmo vertiginoso llegándose a acercar a las más altas esferas del poder, en pleno ocaso del Imperio Romano, convirtiéndose en médico personal del arzobispo cristiano Atanasio. Finalmente, es acusada de traición y brujería. Para librarse de la prisión acepta ser destinada a la frontera de Tracia como médico militar del campamento de Noviduno. Allí sufrirá las incursiones de los godos, a quienes llegará a conocer y tratar.

Basando esta trama en una detallada descripción de la medicina hipocrática y, por encima de todo, en una cuidada ambientación en la mítica Alejandría, Gillian Bradshaw ha escrito una novela de ágil lectura y gran interés histórico.

La explicación del contexto histórico en que se desenvuelve, así como la tenacidad de Caris, su protagonista, para lograr sus objetivos de vida, te permiten un entretenimiento de mucha calidad a la vez que alimenta el conocimiento de la historia.

Sin destripar la narración, podría decir que El faro de Alejandría es una novela muy grata a la hora de ser leída y que consigue trasladar completamente la mente del lector a aquellos ambientes en los que transcurre el relato. La novela no sólo narra las peripecias de Caris y las diversas dificultades a las que tiene que enfrentarse, sino que también nos sitúa en el contexto de la Roma del siglo IV d.C.acercándonos de algún modo a los conflictos históricos que tenían lugar en ese momento. Es además un buen ejemplo de tesón y fuerza por parte de una mujer condenada, como tantas otras a lo largo de la historia, por su condición de mujer.

Artículo escrito por: Diana Sánchez & Rodrigo Hidalgo

Dejar un comentario