KASE.O Jazz Magnetism

Javier Ibarra, zaragozano de 32 años licenciado en Filología Clásica, más conocido como KASE.O, es uno de los MC (master of ceremonies) más reconocidos de habla hispana. Cuando todos nosotros éramos apenas unos renacuajos, él ya componía y grababa en su propia casa, sacando su primera maqueta en 1994, con apenas 14 años.

Tras cuatro años de trabajo en solitario y colaboraciones con otros raperos, entre ellos su hermano Brutal, se publica el primer trabajo de Violadores del Verso, titulado con el mismo nombre. Tan solo un año después, en 1999, doble V sacó su primer LP y se consolidó como conjunto en el panorama español, trabajando juntos durante 12 años en los que han cosechado todos los éxitos posibles dentro del mundo del hip-hop.

Es en junio de 2011 cuando el grupo decide separarse por un tiempo, con el fin de desarrollar sus trabajos en solitario. En ese momento, Kase.O ya estaba ultimando los detalles del disco que vería la luz ese mismo diciembre, Kase.O Jazz Magnetism.
Que el disco resulte ser la joya que es no fue una sorpresa, ya que el MC ya había hecho directos con la banda de Jazz y el entendimiento entre ellos era palpable. Por ello, no se trata de una fusión prefabricada en los despachos si no un acercamiento de los más natural entre ambos géneros, jazz y rap. El tempo pausado que caracteriza el disco hace que te transportes a un ideal club de jazz, cargado de humo y lleno de copas, de la mano de Kase.O, famoso por su dominio de la lírica, de la cuidada métrica en la rima y del léxico, la vez culto (con muchas referencias a la antigüedad clásica) y malsonante. Por supuesto que no es la primera vez que dos géneros se funden, pero pocos logran crear una mezcla tan homogénea.
Éste álbum se trata de un compendio de temas clásicos y colaboraciones, pero todos ellos conocidos ya por todos. Y no por tratarse de una elegante colaboración entre rap y jazz, Kase.O iba a censurarse; la temática de las canciones es trasladada de manera muy pura a este disco, centrándose tanto en la crítica social como en el falocentrismo de Ibarra. Al margen de la temática, también hay temas para todo en cuanto al ámbito instrumental, destacando en algunos momentos el saxo, en otros la guitarra o el bajo… incluso el propio flow de Kase.O, que se desliza sobre la melodía como un instrumento más.
No es necesario ser amante del jazz ni del rap para poder disfrutar de un disco como este, tan solo debes apreciar lo bien hecho.

Artículo escrito por: Guillermo Santos

Dejar un comentario