La fría luz del día

Dirección: Mabrouk El Mechri.
Género: Acción, Thriller.
Interpretación: Scott Wiper y John Petro.
Música: Lucas Vidal.

Este es un ejemplo de cómo vender una película con dos nombres y que luego no cumpla para nada las expectativas. Puede pasar que te plantes en la puerta del cine y te decidas por esta peli porque Bruce Willis sale en el cartel, y Sigourney Weaver también. Si hay una peli nueva en la que sale Bruce Willis, ¡cómo no entrar a verla! Bruce Willis es dios, y tienes que ver su película o una noche cualquiera entrará en tu casa derribando la puerta de una patada y te matará a puñetazos después de arrancarte las orejas.
En serio, no os empecinéis por esta película sólo por Bruce Willis, porque hasta él os lo perdonará si no la veis. Tiene una historia muy típica y muy liosa de entender. Y ni lo uno ni lo otro son cosas buenas.
Trata sobre un hijo de familia rica que viene a España a visitar a sus padres. Nada más llegar empiezan a suceder cosas extrañas, secuestran a su familia y se da cuenta de que no la conoce tan bien como cree, sobre todo a su padre.
Realmente, el mayor atractivo que puede tener para nosotros la película, es que está rodada en España, ya que es coproducida por Estados Unidos y España, y muestra localizaciones de nuestras costas y de Madrid (Callao, puerta de Alcalá…). Mención especial merece la discoteca Fabrik, que debe haber puesto un pastón sobre la mesa, porque sale en pantalla muchas veces, incluso el protagonista lleva durante media película una camiseta promocional de ella.
Sí salvo de la película lo que me pareció más emocionante de toda ella: las escenas de persecuciones en coches. Muy espectaculares, recorriendo muchas calles, con choques y arrasando lo que pillan por medio. Para ser una película de no demasiado presupuesto están muy bien conseguidas, me recordaron a los míticos juegos Need for Speed.

Artículo escrito por: Rubén García

Dejar un comentario