La invención de Hugo

Dirección: Martin Scorsese.
Género: Fantasía.
Interpretación: Ben Kingsley, Sacha Baron Cohen , Asa Butterfield.
Producción: Jhonny Depp, Graham King y Martin Scorsese.
Montaje: Thelma Schoonmaker.

La invención de Hugo es la última invención, y seguramente la peor de todas, de Scorsese, y más que cine, es metacine, es decir, cine que habla sobre el cine, sobre sus comienzos concretamente. El protagonista es un niño que vive solo en una estación de tren, aunque más que vivir, sobrevive en ella dedicándose a robar lo que va necesitando en el día a día. Su mayor afán es conseguir piezas y mecanismos para arreglar un muñeco mecánico que conserva de su padre.
Ese es el punto de partida, pero a partir de ahí la historia se desarrolla de forma caótica sin tener un claro hilo conductor. Van sucediéndose misterios que desembocan en una historia completamente distinta. Creo que Martin Scorsese en esta película tenía como objetivo culturizar al público en historia de la cinematografía, más que contar simplemente una historia.
De la película me ha gustado mucho el estilo artístico y el halo de glamour del París de los años 30, y por otra parte, el gran parecido físico del actor Ben Kingsley con la persona que representa. En definitiva, es una película que puede pecar de preciosista, a la que no se puede reprochar nada en cuento a montaje o fotografía, pero que deja mucho que desear en cuanto a la forma en la que la historia ha sido contada. Este paso de Scorsese a un cine de ámbito más familiar ha sido poco fructuoso y se nota a lo largo de la película que el director no está a gusto con lo que realiza y esto repercute en el espectador. De cualquier forma, es la película adecuada para ti si te gustan las imágenes bonitas, eres un nostálgico del cine o tu mentalidad se asemeja a la de un niño de cinco años.

Artículo escrito por: Rubén García

Dejar un comentario