Billy Joel

Billy JoelPocos cantantes y compositores pueden enorgullecerse de ser populares y bien valorados por la crítica durante un largo periodo de tiempo, en el que los estilos y los estándares de la música hayan cambiado.
Billy Joel es uno de ellos, ya que desde su llegada al panorama musical en 1973 ha logrado más de 40 hits y ha sido uno de los cantantes más populares de las décadas de los 70, 80 y 90.
Sin embargo, los primeros años de este cantante de rock clásico no fueron fáciles. Su primer álbum Cold Spring Harbour, fue ignorado tanto por el público como por la crítica.
A pesar de su fracaso inicial, Billy Joel no se rindió y dos años después, en 1973, publicó su segundo álbum: Piano Man. Paradójicamente, este álbum, cuyo tema central era el fracaso del disco, resultó ser un éxito de ventas, de crítica y, sobre todo, de popularidad. El single “Piano Man” es a día de hoy una de las mejores canciones de rock clásico a piano compuestas hasta la
actualidad, y ha quedado impresa en la memoria musical de mucha gente.
Después del éxito de este segundo trabajo, sus dos siguientes discos: Streetlife Serenade, lanzado en 1974, y Turnstiles, publicado en 1976, fueron menos exitosos, pero seguían expresando temas fundamentales para Billy Joel, como la nostalgia y la frustración de la fría relación, creada sólo por el dinero, entre músicos y productores.
The Stranger, su tercera publicación sacada a la luz en 1976, significó un cambió radical en su carrera ya que lo hizo ganador
de dos Grammys. Este álbum ha llegado a estar considerado dentro de los 100 mejores álbumes de la historia por la revista Rolling Stone y ha sido, junto a su sexto disco 52nd Street (publicado en 1978, también ganador de un Grammy), el disco que lo puso entre los grandes de la música.En la década de los 80 Joel cambió de estilo y dejó atrás la música virtuosa que hablaba de viejos bares e historias de regresos para crear música más introspectiva y tranquila que desarrolló plenamente en el disco The Nylon Curtain. Este album se sumergía de lleno en el contexto histórico del mundo en el año 1982. Al final de la década, Joel prefirió volver a su estilo original de los años 70, a ser un contador de historias, un hombre que ve la vida pasar sentado frente a la barra de un bar y que toca el piano con una cerveza a mano.
Su legado en la cultura pop es sólo comparable con el de otros grandes como Elton John o Frank Sinatra entre otros, canciones que permanecerán inmortales a través de los años y que han emocionado a generaciones completas.

Dejar un comentario