El fascinante universo de Beach House

“No queremos ser muy grandes” declaraba recientemente Victoria Legrand en una entrevista cuando le preguntaban acerca del ascenso meteórico de Beach House en el último año. Quizás, debido a esta intención llevan a cabo una puesta en escena sombría, en la que casi no hay rostros siendo su música la única protagonista.
Beach House son un dúo de dream pop formado en Baltimore en 2006, compuesto por Victoria Legrand y Alex Scally.  Cuando Victoria se mudó de París a Baltimore no sabía que allí iba a encontrar a su media naranja musical, Alex,  una persona con la que compartir sus intereses musicales. Sin darse cuenta pronto compusieron su primera canción, “Saltwater”, que abriría su primer disco, el homónimo Beach House editado en 2006.La música de este peculiar dúo es difícil de calificar. Si atendemos a etiquetas podríamos decir que su música se mueve entre el dream pop de bandas de los ochenta como “Cocteau Twins” o “Mazzy Star” y bandas jóvenes actuales como Real State o Wild Nothing. Sin embargo, las comparaciones son odiosas y Beach House tienen un sonido propio, muy personal. La enigmática y a la vez impetuosa voz de Victoria se combina a la perfección con las melodías hipnóticas de la guitarra de Álex, creando paisajes sonoros tanto espaciales como coti-dianos.
La banda cuenta ya con 4 álbumes de estudio. En su primer álbum, el homónimo Beach House,  nos encontramos canciones de corte lento, con un sonido de tintes  analógicos en el que aparecen numerosas capas de sintetizadores. Melodías lánguidas perfectas para perderse en la gran ciudad o dar un paseo por el campo en pleno invierno.
Su segundo álbum continuó un poco la senda del primero. En Devotion, encontramos dos de las mejores canciones de la banda como son “Gila” y “Heart of Chambres”, la cual incluye el bonito fragmento “In our beds we’re the lucky ones, filled with the sun”.
El tercer álbum del grupo supuso la confirmación total de la banda a nivel mediático. En 2009 salió al mercado Teen Dream  con unas canciones luminosas, realmente inspiradas en esa casa de verano que visitas de año en año. Temas como “Zebra” o “Silver Soul” resultan impactantes en la primera escucha. La voz de Victoria por fin sonaba totalmente limpia, hecho criticado por algunos ya que se consideraba como una renuncia a los orígenes por parte de la banda. Lo cierto es que Teen Dream se convirtió en un disco imprescindible en la colección de muchos amantes de la buena música.
En mayo de este mismo año la banda editó su último álbum hasta la fecha, titulado Bloom. Tras una larga gira de más de dos años, no se tomaron  ni un respiro editando un álbum que encierra de nuevo canciones más oscuras. Seguramente el hecho de haber crecido tanto en tan poco tiempo les  hizo plantearse un disco más personal, enfocado hacia su incomprensible mundo interior. Actualmente Álex y Victoria se encuentran inmersos en  una larga gira por Europa. ¿Pasará esa gira por nuestro país? El director del Primavera Sound, Gabi Ruiz anda en ello, pero la cosa no será nada fácil. El poco valor que nuestro “Ministro de Cultura” le otorga a la propia cultura está poniendo las cosas muy difíciles. Como bien dicen Beach House, la música y las letras están creadas para interpretarlas a gusto personal. Esperemos que al menos, no nos roben nuestra capacidad de interpretación, nuestra capacidad de soñar con esa casa de verano.

Dejar un comentario