American Horror Story: Asylum

colorSi te gustan las historias de terror, esta es tu serie. Con el éxito de la primera temporada en la que una familia se muda de Boston a Los Ángeles después de que la madre dé a luz a un bebé fallecido y el padre tenga una aventura con una adolescente. Éstos se mudan a una antigua mansión restaurada, sin saber que la casa está embrujada por las muertes de sus antiguos habitantes: médicos ilegales, jóvenes asesinos, vecinos con deficiencias mentales…
Esta historia llena de intriga, asesinatos y sangre consigue tenerte enganchadísimo desde el primer momento. Por este motivo cuando se anunció el comienzo de la segunda temporada, American Horror Story: Asylum, la cual estaría interpretada por los principales actores de la primera y tendría lugar en un centro psiquiátrico bajo custodia de la iglesia católica, no pude esperar para ver si estaba a la altura de las expectativas.
La historia comienza con una periodista curiosa, Lanna Winters, que decide investigar sobre las atrocidades cometidas en el centro de internamiento psiquiátrico Briarcliff, construido en 1908 como centro de tuberculosis donde llegaron a morir 46.000 personas. Pero en 1962 el lugar es comprado por la Iglesia Católica y convertido en un manicomio para criminales dementes.
Allí es enviado Kit Walker, un joven que trabajaba en una gasolinera, acusado de haber matado a su esposa afroamericana Alma Walker. El matrimonio se mantenía oculto para evitar repercusiones sociales, ya que era ilegal en varios estados y la discriminación racial era muy violenta. Kit es llevado al manicomio siendo confundido con el asesino en serie “Cara Sangrienta”, quien despellejaba a sus víctimas (siempre mujeres) y les cortaba la cabeza. Pero en realidad, Alma fue secuestrada por extraterrestres junto con su esposo, regresando solo este último a la Tierra. Nadie cree la historia de Kit.
asdefDentro del manicomio, se encontrará con terroríficos personajes que llevan las riendas de Briarcliff, como el doctor Arthur Arden, un exgeneral del ejército nazi que realiza experimentos con sus pacientes; la hermana Jude, una showgirl que decide cambiar su futuro convirtiéndose en monja tras haber atropellado a una niña; el Dr. Oliver Thredson, un psiquiatra perturbado…
Extraños sucesos tienen lugar en Briarcliff, donde reinan el horror, la injusticia, la demencia, el trato inhumano y el dolor. Aunque, tras haber visto las dos temporadas, yo seguiré prefiriendo a E

van Peters como el joven asesino Tate de la primera, American Horror Story: Murder House.

 

Dejar un comentario