La contaminación del medio

2002prestige-01Hoy en día una de las cosas que más preocupa a la humanidad es la contaminación del medio donde vivimos, ya sean los mares que nos rodean, nuestro propio suelo o el propio aire que respiramos (atmósfera).
Debido a esta preocupación, varios estudios de investigación están destinados a poder arreglar esto ya que por nosotros mismos no lo podemos conseguir.
Una de las investigaciones que he podido encontrar y que resulta interesante es la de unos científicos españoles de la Universidad de Salamanca, en convenio con la Universidad de Méjico, que han descubierto unos extractos vegetales que ayudan a descontaminar metales pesados disueltos en el agua. Esta investigación se ha hecho con el propósito de trasladar la técnica a comunidades mineras, y poder establecer posteriormente una planta piloto de tratamiento. Para poder realizar esta técnica es necesario explicar que los surfantes son sustancias capaces de eliminar la afinidad que tienen algunos de los elementos que queremos quitar del agua, como es el caso de los metales pesados.
Existen numerosas técnicas que pueden llegar a hacer lo mismo que estos extractos pero con un alto coste de manufacturación, lo que da un gran valor a esta técnica. Otra de las grandes ventajas del uso de estos extractos es que éstos pueden llegar a ser fabricados a través de subproductos vegetales como puede ser el agave, los cuales quedan deshechados en el campo sin ningún uso aparente. Sabemos que en España no podemos encontrar agave en grandes cantidades, pero en los campos de Méjico se encuentra en abundancia, ya que es un subproducto obtenido de la planta para fabricar tequila.
Por otra parte, en relación con las aguas contaminadas he encontrado otro artículo interesante en el que son capaces de descontaminar aguas residuales con neumáticos de coche reciclados. Según este artículo de la investigación de la Universidad de Colombia, se puede llegar a transformar los neumáticos de los coches usados en el carbón activo, que es un material indispensable para la purificación del agua potable. Para poder realizar este experimento primeramente se retiran los hilos del metal que refuerzan la estructura del neumático, luego se muele el caucho y se trata con ácidos. Estos ácidos lo que hacen es crear una superficie porosa sobre el material cabonoso (neumático). Una vez sumergido en ácido, se realiza un tratamiento en el que se calienta a unos 1000 grados centígrados, aunque ellos lo han logrado obtener a unos 700 grados (este dato es muy importante ya que no es lo mismo el gasto para calendar un horno a 700 que a 100 grados) reduciendo el coste de la producción del carbón activo. Una vez retirado del horno, se comprueba la capacidad que tiene el compuesto en retener los componentes que queremos eliminar de las aguas. En este aspecto la Universidad de Colombia obtuvo un carbón activo comparable a los encontrados comercialmente.
Con esta investigación lo se trata es de buscar una solución a la contaminación producida por los neumáticos que se han deshechado. Para poner un dato objetivo, en un año en Colombia se gastan 4.493.092 neumáticos que quedan almacenados en depósitos clandestinos o espacios públicos, provocando grandes problemas medioambientales sin poder hacer nada para evitarlo, ya que su degradación natural es muy lenta.
Otra de las investigaciones que me ha llamado la atención es la realizada por la Universidad estatal de Lomonisov de Rusia en la que utlizan óxido de grafeno para retirar residuos radiactivos del agua con mayor rapidez y precisión. Se podría explicar que lo que hacen estos compuestos es enlazarse rápidamente con los radionucleidos (propiamente lo que tiene la radiación) que proceden de los compuestos radioactivos, condensando estos a estado sólido. 100_4532
Este compuesto se ha demostrado que es mucho mejor en la absorción de los compuestos radioactivos que los utilizados hasta el momento, como son las arcillas de bentonita y el anteriormente mencionado carbón activo.
Hay que tener una cosa clara antes de sacar conclusiones. Una cosa es que capturen los radionucleidos y otra que los hagan menos radiactivos. Lo que ocurre es que los transforma para que sean más fácilmente manipulables, más fácilmente atrapables y disminuyan su tamaño ocupando un volumen mucho menor.
Pero todos estos avances no sirven para nada si vamos a seguir contaminando sin importarnos las consecuencias, esperando siempre que se ocupe otro por nosotros y que las cosas se arreglen por sí solas. Señores, deberíamos darnos cuenta de que estamos destruyendo nuestro propio planeta.

Dejar un comentario