Todos los muertos tienen la misma piel

todos-los-muertos-tienen-la-misma-piel-boris-vian_MLA-F-144035846_2665Todos los muertos tienen la misma piel (en francés Les morts ont tous la même peau) es una novela escrita en 1947 y publicada bajo el pseudónimo de Vermon Sullivan por el polímata francés Boris Vian, quien fue un conocido novelista, dramaturgo, poeta, músico, ingeniero, periodista y traductor francés.
La novela cuenta la historia de Dan, un mestizo duro y expeditivo que ha logrado hacerse un lugar en la sociedad de los hombres blancos sin que estos conozcan sus orígenes. El protagonista es el resultado de un malabar genético que elige todas las características genéticas blancas sin dejar apenas alguna negra. De este modo, vive, trabaja y se relaciona como un blanco. Tiene trabajo de blanco, está felizmente casado con una blanca con la que tiene un hermoso niño blanco, el mismo es blanco a ojos de todo el mundo, excepto de sí mismo. A todas horas se recuerda su origen, su herencia genética y lo que supone esa “contaminación” (como él mismo la define) en el mundo en el que vive.
Trabaja como barman en Nueva York y lleva una perfecta vida de blanco hasta que un día un hombre que dice ser su hermano amenaza con desvelar sus verdaderas raíces. Lo más grave del asunto es que, a diferencia de Dan, su hermanastro Richard es negro. Esto despierta un resorte que Dan desconocía de sí mismo y, ante esta amenaza, nuestro protagonista decide asesinar a su hermano para evitar que sus vecinos descubran su condición, lo que le conduce a nuevos problemas y nuevos crímenes. Algo se romperá en el interior de Dan Parker con la aparición de su hermanastro, pues no sólo le determinará para asesinar, sino que provocará su caída en una vorágine de resentimiento, confusión sexual y violencia incontrolable.
Esta obra forma parte de una serie de novelas escritas por Boris Vian bajo el seudónimo de Vernon Sullivan, entre las que también se encuentra Escupiré sobre vuestra tumba (J’irai cracher sur vos tombes en francés), que es quizás su obra más conocida debido a su gran crudeza y contundencia, la cual le costó a Vian un juicio por ultraje a los muertos.
Otras de sus obras más conocidas son Que se mueran los feos y Con las mujeres no hay manera.

Dejar un comentario