Deportistas por accidente

Hay deportistas por vocación, los que desde pequeñitos ya tienen claro que el deporte es su vida; deportistas por el interés de los padres que les instan a conseguir una vida mejor, como el caso de las hermanas Williams, y deportistas por accidente, aquellos que acabaron en el mundo del deporte por casualidades del destino.
Los comienzos de Michael Phelps en la natación ocultan algún que otro misterio. Aunque de pequeño tenía miedo al agua, el ‘tiburón de Baltimore’ realmente se refugió en las piscinas para no oír las discusiones entre sus padres, que poco después se divorciaron.

tim_duncan_03_mvp_trophy_photofile

Tim Duncan también iba para nadador. De hecho, el jugador de los San Antonio Spurs quería competir en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 con Estados Unidos en las pruebas de 50, 100 y 400 metros estilo libre pero el Huracán Hugo destrozó en 1989 la única piscina olímpica que había en las Islas Vírgenes, su lugar de nacimiento. Duncan tuvo que comenzar a entrenarse en el óceano pero su miedo a los tiburones le hizo dejar la natación y buscar otro deporte: el baloncesto.
duenasEl destino también intervino para que Roberto Dueñas acabase en el mundo del baloncesto. Todo comenzó el día en el que le descubrieron en una parada de Fuenlabrada. “La leyenda urbana del autobús, como todas las leyendas, tiene un parte cierta y otra que no lo es. Hubo un entrenador que me vio en una parada del autobús, y durante dos días intentó coincidir conmigo, aunque justo cuando me veía yo me iba en el autobús. Finalmente, Miguel Ángel, que así se llamaba, habló conmigo y empecé a entrenar con ellos” ha reconocido varias veces el propio Dueñas.
Otro caso más, Haile Gebreselassie. Comenzó a ir corriendo a la escuela, a unos 10 km de su casa, con nueve años. Por eso, cuando corre lo hace con el brazo izquierdo torcido como si todavía estuviese agarrando sus libros camino de clase. Fue el inicio de uno de los mejores atletas de larga distancia del mundo.
christoph-metzelder_87522Christoph Metzelder, defensa del Real Madrid, desveló que inició su carrera como futbolista tras encontrar un cromo de un jugador que se convirtió en su ídolo, Karl-Heinz Forster. “Encontré un cromo suyo en la calle, era mi ídolo en el 86 y me hizo coleccionar todos los cromos. Me animó a jugar a comenzar a jugar al fútbol, a meterme en un club. Fue el comienzo de mi carrera como futbolista”, aseguró.

Dejar un comentario