¿Es un coche? ¿Es un avión? Pues un poco de todo

Hablamos del Boodhound SSC, un vehículo que va a intentar batir el récord mundial de velocidad sobre tierra, alcanzando unos 1600 km/h.
Batiría el récord actual, conseguido en 1997 por el Thrust SSC, cuando se lograron los 1227 km/h.
Estos dos vehículos comparten apellido, SSC que esconde las palabras Super Sonic Car.
De hecho, varios protagonistas del récord de antaño, lo serán de nuevo en este proyecto, como su director Richard Noble, y el piloto Andy Green.
Lo que a mí personalmente me llama la atención, es que este proyecto nació dentro de las instituciones educativas británicas, y lleva ya años de trabajo con jóvenes estudiantes de escuelas e institutos técnicos de todo Reino Unido, incentivando a jóvenes estudiantes a que se decidan a estudiar carreras científicas y relacionadas con la tecnología.
Yo no veo mejor forma de incentivarles que haciéndoles partícipes de un récord mundial.
Ahora bien, ¿cómo logra un vehículo así alcanzar semejantes cifras? Pues con más cifras igualmente increíbles.
Empezamos comentando que como motor primario usa una turbina EJ-200, la misma que usa un Eurofighter, sí, sí, fabricado por Rolls-Royce y con un empuje de ¡¡10 toneladas!! Con esto, logra situarse en los 500 km/h. Para seguir aumentando la velocidad, se ayudará con un cohete, que proporciona otras 12.5 toneladas de empuje. Pero no hemos acabado, aún falta una ayuda extra, un V8 de Cosworth, utilizado en Formula 1, que será el encargado de mover la bomba que alimentará con oxidante al cohete.
Uno de los retos más importantes es la admisión de aire a la turbina EJ-200 a la altura del suelo, puesto que parece bastante lógico que no se parece en nada al caso de un avión.
Entre los tres propulsores, suman un impulso total de unas 21 toneladas, que traducidas a caballos nos da una potencia total de unos 135.000 caballos, que comparándolo con coches de F1 vendrían a ser 180. Las ruedas deberán girar 4 veces más rápido que las de un F1, unas 10.200 rpm que generará unas 50.000 fuerzas G. Alucinante ¿no creéis?.
El parabrisas será similar al del Eurofighter, capaz de soportar el impacto de un pájaro de 800 g a 1.600 km/h.
Por último, se prevé que Andy Green soporte aceleraciones entre +2G y -3G, que equivalen a frenar unos 100 km/h en cada segundo.

0498c07c16fc45608e4d03b438398fb0

Dejar un comentario