Masters of sex

La serie “Masters of sex” se puede considerar un 2×1 en cuanto a atracción se refiere, pues se juntan dos de las grandes pasiones juveniles: series y sexo, ya que el argumento de la serie complace a la perfección al título de la misma.
La serie se estrenó el 29 de septiembre de 2013 en “showtime “con una gran acogida por el público americano. La primera temporada recibió un índice de aprobación del 90% de los críticos, con un promedio de calificación de 8.4 sobre 10. Metacritic le dio a la primera temporada de una puntuación de 85 sobre 100, basado en 32 revisiones. Además, el Instituto de Cine Americano la incluyó como una de las mejores diez series de televisión de 2013, recibiendo ese mismo año un Globo de Oro a la mejor serie dramática.
El desarrollo y la producción de la morbosa serie viene de la mano de Michelle Ashford, famosa escritora y productora nominada a los premios Emmy en ocasiones anteriores, quien tomó como inspiración de su trabajo la novela biográfica de Thomas Maier ”Masters of Sex: La vida y obra de William Masters y Virginia Johnson, la pareja que enseñó a América cómo amar”
Basada en hechos reales, la serie de éxito está ambientada en los años 1950 y 1960 y narra la historia del prestigioso ginecólogo William Masters y la ambiciosa sexóloga Virginia Johnson, de cómo, juntos, revolucionaron la sociedad y las convenciones más conservadoras de la época al internarse en un intenso estudio acerca de las condiciones fisiológicas del cuerpo humano durante el sexo; en un sentido clínico, así como la implicación emocional durante el mismo.
Aunque a trompicones, empezaron sus investigaciones en un pequeño laboratorio del Medio Oeste a través de la observación directa de miles de encuentros sexuales entre hombres y mujeres para después abrirse camino y convertirse en los mayores expertos en sexo en los Estados Unidos. Lo que llevó al reservado ginecólogo-obstetra a iniciar un estudio de este tipo fue la escasa información sobre fertilidad, posturas o ciclo ovárico que tenían las parejas que acudían a su consulta en busca de ayuda para concebir. Sin embargo, con la excepcional ayuda de Virginia, sus averiguaciones fueron más allá y rompieron las antiguas hipótesis y arrojaron luz a los temas tabú de la época.

MASTERS OF SEX (Pilot)“A mayor tamaño, mayor orgasmo”. Este fue el primer supuesto de la sexualidad humana que desmitificó el estudio, pues corroboró que la cobertura vaginal es capaz de adaptarse a todos los tamaños y que además, los penes pequeños son capaces de ensancharse más que aquellos más grandes durante la erección, para disfrute de la mujer. Demostró que la mujer es sexualmente más activa que el hombre y que llega con más facilidad al orgasmo, echando por tierra también la teoría freudiana de que el orgasmo vaginal es más placentero que el clitoriano, suponiendo también mayor madurez en la mujer que experimenta el orgasmo vaginal.

Hablamos de una época en que la palabra “embarazo” estaba prohibida en la televisión americana, por ello no es de extrañar que la serie toque otros temas polémicos de la misma trascendencia. El machismo está presenta a lo largo de las temporadas como simbolizan las ocasiones en las que la Srta. Johnson es juzgada una y otra vez por la ambición y perspicacia que demuestra, impropias de una mujer de los años cincuenta. La controversia existente entre los blancos y los negros americanos no es más que una alusión fuerte al racismo de entonces. Además se plantean temas tristemente complejos y que provocan el rechazo social incluso en nuestros días como son la homosexualidad y el hermafroditismo. También se les pone nombre a las disfunciones sexuales, que estudiadas y analizadas por los dos investigadores revolucionarios, dejan de verse como “castigos del señor” y salen a la luz dispuestas a tratarse.
En definitiva, la serie se revela como una historia perspicaz entre Masters y Johnson, que en un sentido clínico, sabían más sobre el sexo y el amor conyugal que cualquier otra pareja de Estados Unidos, motivo por el cual fueron conocidos como“ la pareja que enseñó a amar”.

Dejar un comentario