Orange is the new black

En este aluvión de buenas series en el que vivimos, quizá Orange is the New Black sea una de las que más frescura y originalidad pueda aportar. Así se llama la serie americana basada en la novela autobiográfica de Piper Kerman “Orange is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres”, que, como habréis adivinado, relata sus experiencias como reclusa en una prisión femenina.

La serie, con dos temporadas a sus espaldas y una tercera pendiente de estreno, cuenta la historia de Piper Chapman (Taylor Schilling), una mujer recién comprometida con un futuro bien encaminado, que ve como su vida se desmorona al tener que ingresar en prisión por un delito ocurrido hace 10 años relacionado con el tráfico de drogas y con su pareja sentimental de entonces, Alex Vause (Laura Prepon). Es condenada a pasar más de un año en la prisión femenina de mínima seguridad de Lichtfield, lugar donde se desarrolla la mayor parte de la historia. Aunque en un principio la trama gira en torno a Piper y sus dificultades para adaptarse a la vida entre rejas; a medida que avanzan los capítulos vamos conociendo en profundidad al variopinto grupo de reclusas que conviven con ella entre las que se encuentra la propia Alex, exnovia de Piper y culpable de su detención, una rusa vinculada a la mafia, una yonki cristiana, una transexual madre de un niño, una enferma de cáncer terminal, una abuela pacifista amante del yoga y muchas más, a cada cual más interesante. Al mismo tiempo, Piper va dejando atrás esa faceta de niña buena y empieza a encontrar su sitio, volviéndose igual de problemática que todas ellas.

Cada episodio aborda infinidad de temas de interés tales como el racismo, las drogas, la sexualidad en todas sus formas de expresión, el contrabando, la religión… pero sin duda su punto fuerte es su trasfondo: la dura crítica al funcionamiento del sistema penitenciario: el precario estado de las instalaciones, favoritismos, sanciones injustas, malversación de fondos, especulación, conspiración por el poder dentro de la cárcel…

En definitiva, esta serie es un cóctel explosivo de personajes brillantes, que combina perfectamente las situacioORANGEnes dramáticas con puntazos de comedia, lo tiene todo para que una vez que empieces no puedas parar.

Dejar un comentario