Podemos griego

Lejos de lo que estamos acostumbrados a presenciar en política, los movimientos sociales están cobrando fuerza, llegando a convertirse en partidos políticos y ascendiendo hasta unos niveles impropios de la realidad que nos marca cultural y socialmente desde tanto tiempo atrás. Podemos es el ejemplo más representativo en España en el último año; no obstante, en Grecia, la fuerza de extrema izquierda naciente se ha transformado en poder estricto con la llegada al gobierno de SYRIZA.

Contando con 71 escaños, la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA) constituyó el principal partido de la oposición en Grecia entre los años 2012 y 2014. Dirigido por Alexis Tsipras, fue el partido político más votado del país en las elecciones europeas de 2014, quedando tan sólo a dos escaños de la mayoría absoluta.
El desencadenante de esta situación en el país heleno y estableciendo un símil con la situación actual de España, fue una crisis económica. En este caso, el desastre económico griego llegó con la crisis económica estadounidense que comenzó en 2007 y que provocó el disparo del precio para financiar la deuda por parte de Grecia, lo que irremediablemente conduciría al país a una situación de quiebra.
Cifras espeluznantes acompañan a los noticieros de los periódicos no sólo en Grecia, sino que se extienden a nivel mundial. En los últimos dos años, 220.000 jóvenes han emigrado; los cuales cuentan con la esperanza de que al abandonar el país puedan combatir el paro juvenil que asciende al 60% en Grecia y así conseguir un futuro laboral. Así como en el resto de la población griega, la desconfianza y el desengaño ganan al optimismo y los ciudadanos no buscan llegar a sus metas profesionales individuales para las cuales se han formado y trabajado duro durante largo tiempo, tan sólo quieren obtener un salario que les sirva de sustento. Una de cada 5 viviendas no tienen luz en sus casas, casi la mitad de la población vive en situaciones precarias y el nivel de vida asciende un 17% respecto a España, contando por contrapartida con unos salarios mínimos un 30% descendidos respecto a la misma. En definitiva, una situación insostenible valorable tan sólo con salir a la calle.


kdfkdkdPor orden decreciente, los países con los que Grecia se encuentra endeudada son Alemania, Italia, Francia y en cuarto lugar, España. A día de hoy el precio que el gobierno griego debe devolver a España es de 26.000 millones de euros.
El nuevo gobierno de SYRIZA ha decidido hacer frente a esto aceptando prolongar el acuerdo con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en calidad de préstamo pero no de rescate, pues se niega adoptar las medidas propuestas por la Troika (UE y FMI) tales como eliminación de dos pagas de los servicios públicos, reducción de pensiones, jubilaciones, despidos o disminución de los salarios del 50%. Recuperar el salario mínimo; que pasaría de 581 a 751 euros, acabar con los desahucios o la reducción de 30 céntimos en el impuesto del litro de gasóleo en calefacción son las medidas utópicas que Tsipras anuncia en su plan de rescate urgente. Sin embargo, todo ello conlleva un importante gasto social en el que la bancarrota en la que se encuentra el país juega un papel determinante para afrontarlo pues actualmente la economía griega no dispone de tales privilegios monetarios. ¿Cómo lo va a llevar a cabo el gobierno griego? Es la gran pregunta, si tratamos de responderla el idealismo y la realidad chocan estrepitosamente.

Dejar un comentario