¡Corcos is on fire!

Como el año pasado descubrimos una actividad muy interesante y mucha gente no pudo asistir debido al límite de plazas, este año hemos vuelto a ir a Corcos del Valle a hacer un curso de extinción de incendios. A las ocho de la mañana cogimos un autobús y tras un breve caminito lleno de baches que nos hicieron botar por los aires, llegamos a nuestro destino con muchas ganas de apagar cualquier fuego que se nos pusiera por delante. Primero recibimos una charla por un bombero e instructor de bomberos sobre el fuego.

La clave estaba en saber qué era el “triángulo del fuego” que son los elementos necesarios para que este exista. Son el combustible, el comburente y la energía de activación, a los cuales se unía la reacción en cadena fundamental para que el proceso se llevara a cabo. Tras comentar los tipos de fuego, los tipos de extintores, la realización de algunos experimentos sobre qué debemos o no hacer, por ejemplo cuando en nuestras cocinas la sartén sale ardiendo y la visualización de algunos videos, pasamos un poquito más a la acción. El instructor decidió prepararnos unas explosiones de gas que pudimos ver en directo y desde bien cerquita, con las que más de uno se llevó un buen susto, tanto que, hasta alguna que yo me sé se, cayó del asiento. Llegó el momento más esperado: VESTIRNOS DE BOMBERO. Nos proporcionaron unos monos, unas botas, una chaqueta y un casco de bombero. Todos muy preparados nos dirigimos hacia al exterior a poner a prueba los conocimientos recién adquiridos. Primero apagamos de manera individual algunos fuegos con extintor de polvo y después realizamos pruebas en el interior de unos barracones preparados para hacer más actividades. Esta vez nos pusimos por parejas: uno tenía que informar de la localización del fuego y el otro cogía el extintor y lo apagaba. La clave era entrar en la habitación muy agachados para que el humo y el calor nos afectaran lo menos posible. Finalmente realizamos una prueba de temperatura con la que nos querían enseñar la importancia de ir agachado ya que cuanto más abajo estás, más fresco está el aire y más fácil es respirar. ¡¡La gente que acudió salió muy contenta con esta nueva experiencia y recomendamos a todos probarla al año que viene!!

Dejar un comentario