DEADPOOL

Tras tantas películas típicas de superhéroes, la productora de cine 20th Century Fox (propietaria de los derechos de los “X-MEN” presenta un superhéroe del que poco se conocía hasta ahora en la cultura cinematográfica que durante tantos años Marvel ha ido construyendo con sus superhéroes franquicia como son “Spiderman”, “Los Vengadores” o los “X-Men”, pues bien se trata de “Deadpool”. Este superhéroe, interpretado por el actor canadiense Ryan Reynolds, que hace un par de años también interpretó otro superhéroe pero en este caso de la franquicia de comics DC: “Linterna Verde”, se enfunda en el papel de Wade Wildson, un mercenario y antiguo miembro de los servicios de operaciones especiales estadounidense se somete a un experimento para eliminar el cáncer terminal que padecía. Tras este, obtiene el poder especial de regenerarse pero, a su vez, durante este proceso sufre una gran desfiguración en su rostro y cuerpo.

Este personaje irreverente, descreído y pasota da un aire fresco a lo que hasta ahora estábamos presenciando con tantas películas de superhéroes en las que el guión era previsible y en muchas ocasiones daba lugar a que la película perdiera parte de su esencia. Pues bien, “Deadpool” consigue durante gran parte de la película conectar fácilmente con el espectador al dirigirse hacia él y haciendo constantemente bromas y referencias al mundo de los cómics e incluso burlándose del propio actor que interpreta el papel de este loco personaje. Con todo esto, se obtiene una parodia de referencia al propio mundo cinematográfico encabezado por Marvel que, en mi opinión, te hará reír desde el primer momento hasta el final de esta y que desearás que nunca termine. Comienza la realidad y disfruta del séptimo arte.

Dejar un comentario