La Generación de Oro del Basket Español.

Todo comenzaría en aquel Mundial Junior del 1999 en Lisboa ganando a la todopoderosa descarga (3)USA después de una durísima semifinal contra Argentina. La generación del 80, los conocidos como “Juniors de Oro”, empezaban a asomarse al panorama internacional pero nada haría presagiar lo que vendría después. La selección estaba integrada por grandes jugadores como Pau Gasol, el mejor jugador de todos los tiempos del baloncesto español; Juan Carlos “La Bomba” Navarro, Felipe Reyes, Germán Gabriel, Raúl López, Berni Rodríguez y Carlos Cabezas. Todos ellos, salvo Pau, siguen jugando actualmente en la ACB siendo ya veteranos de sus equipos con 35 años (excepto Germán y Cabezas que cumplen en Noviembre) y demostrando la calidad que atesoran.

 Pero no todos los miembros de ese equipo llegaron a lo más alto, simplemente no tuvieron esa pizca de suerte que se necesita para lograrlo. Entre estos estaban Julio González (Bto. León, Ourense), Francesc Cabeza (Barça B, Bilbao), Souleimane Drame (Joventut, C.B. Murcia), Antonio Bueno (Real Madrid, Estudiantes, Fuenlabrada) y Félix Herráiz (Drac Inca, Bilbao Basket). Ese mismo verano la sección absoluta de baloncesto lograría una plata en el Eurobasket de Francia consiguiendo de esta manera acabar con varios años sin éxitos, ya que desde la medalla de plata en Los Ángeles 84 con los Fernando Martín, Corbalán, Epi, Iturriaga… no se había logrado discutir la hegemonía a las selecciones más poderosas. Esa selección contaba con jugadores ilustres como Herreros, Dueñas, Esteller, Carlos Jiménez, Nacho Rodríguez, Alfonso Reyes y Rodrigo De la Fuente entre otros. Y a pesar de perder la final con Italia, la ilusión había vuelto al seno de la federación española ya que lo que venía por debajo podía ayudar y mucho a este equipo.
Desde ese momento la presencia de jugadores de la generación del 80 en las filas de la selección fue en aumento y también se iban sucediendo los éxitos: Bronce en el Eurobasket de Turquía 2001, Campeones de los Juegos del Mediterráneo 2001, Plata en el Eurobasket de Suecia 2003 y Cuartos en el Eurobasket de Serbia y Montenegro 2005. El 3 de Septiembre de 2006 llegaría uno de los momentos más recordados por muchos de los miembros de los “Juniors de Oro” y de cualquier aficionado al baloncesto. El mundial de Japón nos encumbró a lo más alto pero tuvimos que sufrir lo suyo. Sobre todo, en semifinales, con un triple desde la esquina que falló Nocioni y que nos permitió llegar a la final en la que no estaría EE.UU., apeada por una sorprendente selección griega. Pero no iba a ser fácil ya que nuestro MVP, Pau Gasol, se había lesionado en un lance con Fabricio Oberto. Aun así, el espíritu de equipo que nos había caracterizado y sobre todo unos excelsos Navarro y Garbajosa nos permitieron seguir soñando hasta el 70-47 final. Campeones del Mundo.Lo habían logrado. Al año siguiente organizábamos el Eurobasket y muchos pensábamos que era el momento de ganarlo por primera vez. Pero la mala suerte del tiro en el último segundo de Pau que no entró hizo que la selección rusa, liderada por el nacionalizado Holden, nos arrebatara tan ansiado título. Aquí el hasta ese momento seleccionador Pepu Hernández dejaría su sitio a Aito García Reneses que solo estaría un año al mando del equipo. Pero en 2008, en los Juegos Olímpicos de Pekín, se viviría uno de los mejores partidos de baloncesto de la historia para muchos. La final deseada por todos ante la todopoderosa EE.UU. de los Kobe Bryant y compañía no decepcionaría a nadie. Ya que aunque se perdiera 107-118, la imagen mostrada al mundo fue inmejorable y nos había permitido durante unos minutos poner en entredicho el poderío de los americanos. Llegaría Sergio Scariolo para dirigir la nave y el dominio en Europa quedaba demostrado con dos oros en los Europeos de Polonia 2009 y Lituania 2011. No corrimos la misma suerte en el Mundíal de Turquía 2010 en el que un triple de Teodosic en cuartos nos apartaría de nuestro objetivo, repetir título. En 2012 se celebraron los Juegos Olímpicos y la pregunta era ¿ganará España a Estados Unidos esta vez? Se llegó a la final otra vez contra los americanos, pero las sensaciones eran bien distintas. Después de una fase de grupos gris y unos cruces con más apuros de los esperados la derrota parecía cantada y la paliza era una opción muy real. No fue así, y otro imagesespectacular partido entre las dos mejores seleccionesdel momento hizo disfrutar a los aficionados de todos los rincones del mundo. El resultado final fue de 107 a 100 para los dirigidos por Mike Krzyzewski. El Eurobasket de Eslovenia 2013 estaría marcado por la ausencia de Pau Gasol, aun así se logró el bronce. Pero la gran decepción llegó al año siguiente cuando dirigidos por Juan Antonio Orenga quedamos eliminados en cuartos ante Francia, en nuestro mundial, ante nuestra afición. Tras ese sonado fracaso en el verano del 2014, el Eurobasket de este año en Francia parecía que iba a confirmar que esta generación que tantas alegrías nos había dado tocaba a su fin. Al banquillo había vuelto Sergio Scariolo para intentar devolver la confianza en el equipo, pero las numerosas bajas importantes no presagiaban nada bueno. La gira de preparación era un buen momento para demostrar que esta selección podía dar la sorpresa, pero victorias demasiado ajustadas con rivales de poca entidad y un juego poco vistoso no acompañaba. Empezó la fase de grupos con derrota ante Serbia, una de las favoritas. Al día siguiente parecía que las cosas cambiaban tras una amplia victoria ante la selección de Turquía, aunque poco duró la alegría tras otra nueva derrota ante Italia. Así que el último partido de la fase ante Alemania, (habíamos ganado a la débil Islandia el día antes), podía dejarnos fuera a la primera de cambio. Ganamos, pero no sin sufrimiento. 1 arriba tras un tiro libre fallado por el NBA Schröeder en el último suspiro. En octavos nos esperaba Polonia a la que ya habíamos ganado en la gira preparatoria y volvimos a ganar con 6 triples de Pau. En cuartos en un partido muy duro se consiguió ganar a la selección de Grecia que estaba invicta hasta ese momento. Y
tocaba en semifinales el partido de la revancha, ante la anfitriona, Francia. El verdugo del año anterior. Ahí apareció una vez más nuestro líder: 40 puntos, 11 rebotes y 3 tapones de Pau Gasol. Y el mérito de remontar un partido que parecía perdido cuando a falta de 3 minutos se perdía por 11 puntos. Y aunque los franceses consiguieron forzar la prórroga con un triple in extremis de Batum, su destino ya estaba escrito. En la final arrasamos a una buena selección lituana y de nuevo campeones de Europa. Ha pasado ya más de un mes de este último éxito de nuestra selección y parece que hasta que no pasen unos años, quizás décadas, no nos daremos cuenta del mérito que tiene lo que han logrado. Después de la debacle del año anterior, las innumerables bajas y todas las buenas selecciones que se encontraron a su paso, este insaciable equipo volvió a hacer historia, a dejar la bandera española en lo más alto de otro pabellón. El año que viene son los Juegos Olímpicos de Río 2016. Pau ya ha dicho que va. ¿Puede ser el último servicio a la causa de una generación irrepetible? ¿Volverán a hacernos vibrar como en los JJ.OO. anteriores? En septiembre del año que viene lo sabremos.

Dejar un comentario