Raúl González Blanco

Este artículo no iba a tratar sobre esta ilustre leyenda de la que podríamos escribir 10 descarga (4)páginas tranquilamente, pero la actualidad es la que es y hace unas semanas anunció su retirada Don Raúl González Blanco. Una figura tan trascendente no podía quedarse sin unas líneas en esta Nuestra Revista. Don Raul nace en Madrid en el año 1977 en el seno de una familia humilde. Desde pequeño empezó a despuntar y entró a formar parte de las categorías inferiores del Atlético de Madrid, dada su preferencia por dicho club (todos cometemos errores y más aún siendo jóvenes) pero tras la desintegración de la cantera colchonera recala en la fábrica madridista que años antes había intentado ficharle sin éxito.

 Su oportunidad con el primer equipo llegaría un 29 de octubre de 1994 fuera de casa contra el Real Zaragoza. No marcó gol aquella noche, pero dejó una actuación de tanta calidad que sirvió para derribar la puerta del vestuario blanco. Su primer gol fué la semana siguiente contra el Atletico de Madrid, su antiguo equipo y globalmente una de sus victimas preferidas. En 1995 y años posteriores se asienta en la titularidad blanca y comienza un camino plagado de éxitos. Año tras año Raúl marca goles memorables con firma propia como el famoso “aguanis” o la bella “cucharita” ante porteros adelantados. Llegan numerosos títulos, incluyendo la ansiada séptima Copa de Europa, a la que añadiría la 8ª y 9ª, donde conseguiría en ambas anotar gol. El idilio con esta competición fue tal que hasta hace poco era el máximo goleador histórico, sólo superado recientemente por dos monstruos del gol como CR7 o Messi. En el año 2001 queda segundo en el Balon de Oro tras RaulGonzalezBlancoo-960x623M.Owen en una polémica decisión que aún no se entiende. Dejando datos de goles y palmarés aparte, ya que están en la Wikipedia para consultarlos y casi no caben en este artículo, Raúl no fue sólo un goleador, fue un líder, un jugador de equipo, un capitán, alguien en el que los niños de aquella época nos podíamos fijar y soñar en ser como él, portando el 7 a la espal
da. No excesivamente dado a la publicidad o a aparecer en los medios, transmitía los valores que un deportista ha de transmitir. Un caballero que jamás fue expulsado de un terreno de juego. Un jugador alegre en el esfuerzo y que había llegado a lo más alto a base de trabajo. Nunca fue el más físico, ni el más hábil, pero si el más listo de la clase. Su olfato innato para el gol era su mejor arma para la desesperación de otros equipos, Raul siempre estaba ahí para asestar el golpe donde más duele. Como siempre, el tiempo pasa y los años pesan, de forma que Raúl decide dejar el R.Madrid en 2010 para poner rumbo al Schalke 04 alemán tras 16 años, 741 partidos, récord del club y 323 goles, cifra sólo superada recientemente por CR7, aunque hay que tener en cuenta que Raúl no tiraba penaltis, si no, otro gallo cantaría. Tras dos temporadas muy dignas en Alemania siendo máximo goleador del Schalke04, pone rumbo a un retiro dorado en Qatar y EEUU que le permite jugar sus ultimas 3 temporadas en un fútbol menos exigente, pues el físico a sus 38 años no le permite jugar a un máximo nivel. Ya van quedando pocos jugadores como él, los románticos del fútbol nos vamos quedando sin las estrellas de nuestra infancia que vestían de posters las habitaciones aunque siempre nos quedará la memoria y Youtube. Silencio, se va un mito #GraciasRaul

Dejar un comentario