Viajando al futuro: los hologramas ya no solo son parte de Star Wars

La realidad comienza a igualar a la ficción, ¿quién no ha soñado con coches voladores, teletransporte, máquinas del tiempo…? Aún pasará mucho tiempo hasta que la ciencia consiga estos hitos. Sin embargo, los científicos de la Universidad Swinburne de Tecnología en Melbourne (Australia) han conseguido algo que hasta la fecha sólo era posible en las mentes de los amantes de las películas de ciencia ficción. Utilizado un material basado en el grafeno han conseguidos crear pantallas emergentes flotantes 3D a todo color, visibles a ojo desnudo. Las imágenes tridimensionales holográficas son un pilar en las películas de ciencia ficción, pero en la vida real, hemos luchado para conseguir el mismo efecto sin el uso de las molestas gafas 3D. El efecto fue creado utilizando un óxido de grafeno, y se podría aplicar a la superficie de la pantalla táctil de los teléfonos inteligentes o los relojes, según los autores Min Gu y Xiangping Li. Los hologramas trabajan por la flexión de la luz de la pantalla de una manera cuidadosamente controlada, de forma que, en lugar de rebotar directamente de nuevo en el ojo, hace que parezca que se proyecta fuera de una pantalla independiente. Los investigadores fueron capaces de crear la pantalla 3D que flota ajustando el índice de refracción, la medida de la cantidad de luz que se curva cuando pasa a través de un medio, como el óxido de grafeno. Esto les permitió crear diminutos píxeles a nanoescala que componen las imágenes en 3D, visibles a simple vista. “Si se puede cambiar el índice de refracción, se puede crear una gran cantidad de efectos ópticos”, dijo Gu en un comunica
do de prensa. “Nuestra técnica se puede aprovechar para lograr componentes ópticos compactos y versátiles para el control de la luz. Podemos crear la visualización angular necesaria para teléfonos móviles y tabletas”. Es importante destacar que, el proceso no implica ningún calentamiento o cambio en la temperatura, y en su lugar se basa en un haz de láser pulsante con rapidez para reducir el óxido de grafeno, que causa el cambio en la forma de las curvas de luz. “Nuestra técnica permite que el objeto 3D flotante reconstruido pueda verse claramente y de forma natural en un ángulo amplio de hasta 52 grados”, escriben los autores. Este es un orden de magnitud mayor que los investigadores han logrado alcanzar con pantallas holográficas 3D basadas en moduladores de fase de cristal líquido, que se limitan a unos pocos grados de visibilidad. Hasta ahora, los investigadores solo han sido capaces de usar grafeno para mostrar imágenes de hasta 1 centímetro, pero esto será fácil de ampliar. “Se proyecta que la visualización en 3D de grafeno será ideal para los dispositivos portátiles que existirán dentro de cinco años. Esta nueva generación de tecnología de visualización 3D flotante también tiene potenciales aplicaciones para dispositivos militares, de entretenimiento, educación a distancia y diagnóstico médico”, explica. ¿Os imagináis realizar una videollamada en forma de holograma? ¿Anuncios televisivos que salgan de nuestra televisión? Las posibilidades de este descubrimiento pueden ser infinitas.

Dejar un comentario