Zaha Hadid

El 31 de marzo tocó despedir a una grande. De hecho me foto1 foto2atrevería a decir que fue una de las arquitectas fundamentales y más importantes de nuestro siglo, que ha dejado un legado digno de ser estudiado por nosotros y por las generaciones futuras.
Zaha Hadid nació el 31 de octubre de 1950 en Bagdad, Irak; estudió matemáticas en la Universidad Americana de Beirut, antes de graduarse en arquitectura por la Architectural Association de Londres. Tras su graduación, trabajó en el estudio de arquitectura Office for Metropolitan Architecture con los que habían sido sus profesores, Rem Koolhaas y Elia Zenghelis. En 1979, estableció su propio estudio en Londres y durante los años 80 dio clases en la Architectural Association. A lo largo de su carrera, acumula una gran cantidad de obras que consolidan joyas de la arquitectura por su belleza formal y por su complejidad estructural y constructiva, como por ejemplo, Dongdaemun Design Plaza & Park. Cabe destacar sus dos obras construidas en España: la reforma del barrio de Zorrotzaure en Bilbao y el Pabellón Puente de España para la EXPO de Zaragoza. De igual modo, acumula diversos premios por su trayectoria deconstructivista, como el Premio Mies van der Rohe, que otorga la Unión Europea a la arquitectura contemporánea, o el premio Erich Schelling, entre otros. Pero sin duda hay que destacar su galardón en 2004 con el premio Pritzker, el Nóbel de la Arquitectura, el mayor galardón que se le puede conceder a un arquitecto; además su importancia recae en ser la primera mujer a la que se le otorga, esperemos que sea la primera de muchas. Fue precisamente el Pabellón Puente para la EXPO de Zaragoza el que le aportó tal reconocimiento. Dicho pabellón estaba dedicado al agua, a su uso sostenible y respetable, pero además enlazaba la EXPO con la ciudad salvando el río, tenía doble función. Actualmente es un museo de las nuevas ciencias y tecnologías. El puente tiene una longitud de 270m y consta con tres apoyos, uno central y principal, en una pequeña isla natural, y dos secundarios en los extremos. Trata de imitar a un gladiolo tendido sobre el Ebroy estructuralmente, supuso un reto, por precisar unos cimientos de 70m de profundidad (récord en España) por el terreno tan inestable en el que se asienta.

Dejar un comentario