La Tabera: Briviesca

En Briviesca, capital de la comarca burgalesa de La Bureba situada en el norte de la provincia, se celebra, coincidiendo con el martes anterior a la festividad de la Ascensión, el “Día de la Tabera”. Tiene su origen en 1794 con las rogativas que antiguamente se hacían y que hoy continúan haciéndose, en conmemoración a Santa Casilda, la patrona de Briviesca.
El día comienza con una romería en la que el pueblo, acompañado de las autoridades, se traslada al Santuario de Santa Casilda situado a 11 km de Briviesca. Una vez allí se celebra una misa tras la cual tiene lugar una comida multitudinaria en la explanada el “Pozo Blanco”, donde todos los asistentes al evento están invitados a una comida que consta de un plato de paella, pan y vino. (Actualmente si se desea participar hay que adquirir un bono en el Ayuntamiento los días previos al acto con el fin de calcular el número de asistentes).
5493CF97-1A64-968D-59437142B89FCFC7Una vez concluida la comida, comienzan a organizarse todos los preparativos para el juego de la Taba. Se instalan diversas mesas de juego, tanto en las calles como en los diferentes bares de la ciudad. Son las autoridades las encargadas de iniciarlo. Si antes las apuestas se llevaban a cabo con pesetas, ahora se hacen en euros. Ni siquiera la prohibición que pesó sobre los juegos de azar durante el régimen franquista pudo con la Tabera, que perduró hasta llegar a nuestros días.
Por la noche, ya en Briviesca, se colocan mesas en todos los bares y locales de la ciudad, continuando el juego hasta altas horas de la madrugada. No hay límite en las apuestas, por lo que se juegan grandes cantidades de dinero, e incluso hace unos años había gente que apostaba su coche y su casa, si bien es cierto que hoy en día no se pone tanto dinero en juego.
En el juego de la taba hay varios elementos clave. En primer lugar el baratero, el cual es el encargado de manejar el dinero de la mesa y dirigir el juego; una mesa donde poder hacer rodar la taba, una taba, alguien que compre la taba, que será el encargado de lanzarla hasta que pierda su turno y los postores, los cuales hacen sus apuestas antes de que se lance la taba.
El baratero es el encargado de “casar” las apuestas de los participantes, es decir, de doblar el dinero que cada uno apueste. Por ejemplo, si una persona ha apostado 10 euros, estos son colocados sobre la mesa y el baratero coloca encima otros 10 euros. Se aceptarán tantas apuestas como dinero tenga el baratero para “casar” y eso depende de la cantidad de dinero que haya pagado el que tira la taba por ella. Entonces, la taba se lanza al aire y cae sobre la mesa. Puede hacerlo en cuatro posiciones diferentes: dos de pie y dos tumbada. En estas dos últimas no gana nadie y se sigue tirando. De las posiciones de pie, si sale la cara cóncava (que está pintada para facilitar su reconocimiento y que se denomina “carne”) gana el que ‘ha comprado’ la taba y si cae la otra cara (“culo”) ganan los que apuestan teniendo opción éstos a tirar la taba y apostar contra los restantes jugadores. En el que caso de que salga “carne”, el comprador de la taba sigue tirando hasta que finalmente saque “culo”, de esta manera, y cuantas más “carnes” saque, mayor será la cantidad de dinero que gane.

Dejar un comentario