INJUSTICIA PARALÍMPICA

Tras el pasado verano ha quedado patente la desigualdad de nuestra sociedad frente a una realidad que una vez más nos ha dado una lección, nuestros deportistas paralímpicos hicieron un gran papel en los juegos de Río pese a lo poco que se ha hablado de ello. Con 31 metales han estado cerca de doblar los conseguidos por el comité olímpico que tan solo logró 17.
Aunque el palmarés fue claramente mejor, poca ha sido la información que han facilitado los medios sobre estos campeo­ nes frente a las horas y horas televisivas de las que ha gozado la nadadora Mireia Belmonte o la campeona mundial de bád­ minton Carolina Marín.
Aquí no acaba la ingratitud de este país con estos deportis­tas cuyo espíritu de superación marca su día a día, ya que la compensación económica por una medalla olímpica triplica la recibida por un medallista paraolímpico. La nadadora Teresa Perales tan solo recibió 30.000 euros por su oro en 50 metros espalda, su medalla número 25 en unos juego paralímpicos, frente a los 94.000 euros recibidos por cada uno de los depor­tistas olímpicos españoles tras colgarse los oros al cuello.
El comité paralímpico ha superado en todas las ediciones en las que ha participado en número de medallas conseguidas al comité olímpico. En Barcelona, con la friolera de 107 metales, consiguieron el mayor número de medallas por parte de un comité Español en estas celebraciones, cifra de la que se que­daron muy cerca en Sidney 2000 con 106 y en Atlanta 1996 con 103, cita esta en la que alcanzamos la mejor posición con un cuarto puesto. A pesar de todo esto, de ser nuestros deportistas más exitosos en esta competición gran parte de los españoles seguimos sin ser partícipes de sus triunfos.

Dejar un comentario