La Historia Bélica a través del Power Metal

Si habéis decidido leer más allá del título del artículo os estaréis preguntando… ¿De qué mierdas nos va a hablar este tipo? Probablemente ni siquiera sepáis qué es eso del powermetal. Este artículo habla de historia, así que no voy a daros la chapa diva­gando sobre un género musical tan específico. Dejémoslo en que es música cañera y molona, de esa que no es apta para todos los oídos.

En concreto voy a hablaros de Sabaton, un grupazo de metal sueco que, sin duda, incluiría en el “Top 3” de bandas de mi vida.

¿Que qué tiene esto de curiosidad histórica? Pues resulta que la inmensa mayoría de las letras de sus maravillosas canciones hablan de gestas bélicas, hazañas, héroes de guerra, grandes estrategas, campañas o cualquier cosa del estilo. Además, estos pedazo de artistas contratan incluso historiadores (y de los reconocidos) para ayudarles a la hora de elaborar sus letras y toda la temática que rodea a cada disco. Siguiendo un orden cronológico de más reciente a más antiguo, voy a contaros de qué tratan los álbumes de esta banda, comentando alguna de las canciones. Tal vez al final os pique la curiosidad y acabéis aficionándoos a esta banda que convierte momentos rutinarios del día a día en gestas épicas a través de tus cascos, (no se nota que me gustan ni nada…)

El pasado 19 de agosto veía la luz su último trabajo: The Last Stand. Un álbum perfecto para añadir una buena dosis de epici­ dad al final del verano. La temática central queda bastante bien reflejada en el título, que podríamos traducir por “La Última Batalla” y es que el disco habla de grandes gestas de resistencia en la historia bélica. Batallas en las que los ejércitos o batallones fueron finalmente derrotados tras una feroz resistencia, o hazañas en las que un pequeño contingente resistió contra todo pronóstico a una fuerza mucho mayor.

Como no podía ser de otra forma, el disco empieza con una canción que habla de una de estas gestas, una que todos cono­cemos. El Rey Leónidas y sus 300 espartanos son recordados en una canción que lleva por título “Sparta” y que abre este disca­zo. Os juro que la primera vez que la escuché se me pusieron los pelos de punta.

Otro tema absolutamente épico es la canción que da título al álbum, “The Last Stand” nos cuenta la historia de los 189 bravos guerreros de la Guardia Suiza, que defendieron con sus vidas la huida del papa Clemente VII al castillo de Sant’Angelo durante el saqueo de Roma en 1527. A día de hoy todavía se recuerda y agradece esta gesta: la presencia desde entonces de la Guardia Suiza en el Vaticano es algo que a nadie se le ha podido pasar por alto.

“The Lost Batallion” narra cómo durante la 1ª Guerra Mundial, la 77ª división del ejército americano, creyéndose apoyada en los flancos, avanzó abriéndose paso en el bosque de Argonne hasta quedar totalmente inmersa en las líneas alemanas. La canción ensalza la feroz resistencia de estos 500 soldados, que recibiendo incluso fuego de artillería amigo, defendieron sus vidas con valor. Solamente 194 de ellos salieron del Argonne por su propio pie. “Shiroyama” habla de la última batalla de los legendarios Samuráis en 1877, en la que todos ellos fueron abatidos cuando finalmente cargaron colina abajo con sus katanas contra las posiciones for­tificadas con armas de fuego de las tropas imperiales japonesas.

Winged Hussars habla de los Húsares Alados, una de las unidades de caballería más temidas de la historia. Tras aguantar a duras penas la ciudad de Viena el asedio de las tropas del Imperio Otomano por largo tiempo y estando sus habitantes ya deses­perados, la llegada en septiembre del ejército comandado por el rey polaco John III, en el que se encontraban estos valerosos jinetes, conseguía la liberación de la ciudad. Todos los temas son brutales y tienen un trasfondo histórico detrás apasionante, pero si quisiera hablar en profundidad de cada uno me tiraría páginas y páginas, y ya casi me he comido el artículo entero.

Cambiando de disco, el anterior álbum de Sabaton fue Heroes. En este caso la temática se centra más en personas concretas y no tanto en hazañas. “The Ballad of the Bull”, por ejemplo, habla de Leslie Allen, un soldado australiano que salvó a 12 soldados

americanos durante la 2ª Guerra Mundial, bajándoles de uno en uno en brazos de una colina que se vio envuelta en fuego cruzado. “Inmate 4859” cuenta la historia de Witold Pilecki, un héroe polaco que entro voluntariamente al campo de concen­tración de Auschwitz y que consiguió sacar el primer informe conocido acerca del mismo. “Night Witches”, el tema que abre el disco, habla del 588º Batallón de Bombardeo Nocturno de la armada soviética, las “Brujas de la noche” fueron un letal batal­lón durante la 2º Guerra Mundial y, además, uno de los primeros en ser íntegramente compuesto por mujeres.

He hablado de dos discos y no tengo hueco para más, pero si esto os ha llamado la atención, deciros que Sabaton tiene 9 DISCOS con mayúsculas, cada uno más épico que el anterior. Se me quedan en el tintero canciones tratan temas desde el Desembarco de Normandía, como “Primo Victoria”, hasta los legendarios guerreros vikingos, como “Swedish Pagans”.

En resumen: historia de la de verdad, buen metal, “epic shit” y artistas que se lo merecen. Ya os hablaré de sus directos  en  otra  ocasión…  Un  último  superconsejito    personal:

¡Dadle una oportunidad a Sabaton, sobre todo si os gusta la música para metalheads ;) ;)!

cultura

Dejar un comentario