Lanzamiento de rabiosa

En capítulos anteriores os he hablado de deportes raros, pero creo que este se lleva la palma; he decido explicar un deporte tan divertido como peculiar, se trata del lanzamiento de mocheta, fesorea, etc. Conocido comúnmente como Azada. Es un evento agrodeportivo que se suele realizar en los pueblos durante sus fiestas de verano, una tradicción que va pasando de generación en generación y que a los señores más ancianos del pueblo les enorgullece que perdure en el tiempo, y más si es un familiar el que practica el deporte. Pero no todo se queda ahí, existe un campeonato mundial con rondas clasificatorias con una media de cien participantes. Desde sus inicios, la prueba ha despertado una gran expectación y ha contado con lanzadores procedentes de diversas localidades españolas y de países como Alemania, Francia, Argelia, Marruecos, Croacia, Estados Unidos y Australia. En el campeonato se muestra el dominio, la técnica y la fuerza del lanzamiento de este instrumento. Es muy popular en el norte de España más propio del País Vasco y Navarra (no es difícil el saber por qué). Se visten con los trajes típicos de cada comunidad para realizar este deporte, es una forma de reflejar la cultura autóctona de cada región de este país y continuar el legado de sus ancestros.

El deporte en sí, consiste en lanzar la mocheta dentro de un recinto delimitado con arena y contando cada participante con dos lanzamientos. No es necesario que los dos sean buenos pues no se hace la media de los dos, sino que será válido el mayor de los dos. Para que el lanzamiento sea válido, el participante debe voltear la azada en sentido vertical, sin que toque el suelo, y la herramienta al ser arrojada no debe golpear los muros del foso del castillo. Es muy parecido a deportes olímpicos como lanzamiento de disco; a mayor distancia alcanzada mayor posibilidad de subir al podio. Por eso, es preciso combinar la fuerza con la técnica.

Para terminar, hacer una reflexión teniendo como ejemplo el relativismo cultura: apoyo que las tradiciones como esta se con­serven y no otras que hacen daño a personas, animales…

En fin, así es España. Siempre convivirán dos formas de ver el mundo. Una simple diferencia entre colores o simplemente entre lados, era difícil saber cuando comencé a escribir este artículo sobre deportes que acabara así, pero también es difícil encontrar el camino correcto si no te han enseñado todas las alternativas.3

Dejar un comentario