No ser feminista no significa no creer en la igualdad

Actualmente este tema está en boca de todos, ya sea por haberse informado por las noticias, o como hice yo, por las redes, viendo un polémico vídeo de YouTube llamado “Soy fem­inista moderna”.

Y es que estamos ante la tercera ola feminista, muchas son las protestas feministas que últimamente se llevan haciendo, pero en estos últimos años algo ha cambiado en el movimiento, se ha vuelto como una moda, como un movimiento con el que si no estás de acuerdo “eres parte” del patriarcado opresor.

En sus inicios el feminismo se fundamentaba en que las mujeres y los hombres fueran iguales, es decir, ambos sexos tuvieran iguales derechos y las mismas oportunidades, y a medida que ha ido evolucionando la sociedad, se ha ido avan­zando poco a poco y se han ido otorgado derechos poco a poco a las mujeres, acercándose a la igualdad que buscaba inicial­ mente el feminismo.

En las anteriores oleadas de feminismo los ideales que con­formaban el movimiento eran uniformes e inexorables pero a partir de los años setenta aproximadamente, comenzaron a aparecer “autoras feministas” que hablaban de la superioridad de la mujer respecto al hombre y es a partir de aquí cuando se comienza a ver el lado extremista del movimiento feminista.

Este extremismo ha ido creciendo dentro del movimiento, y a día de hoy, podemos observar una gran variedad de corrientes feministas dentro del propio movimiento, algunas más extremis­ tas y algunas mas equitativas. Todas estas corrientes que están dentro del feminismo no conforman un sistema homogéneo, sino heterogéneo, en el que hay una gran amplitud de ideales.

Muchas veces habremos escuchado por las noticias alguna reivindicación feminista con mujeres sin camiseta mostrando los senos u otro tipo de reivindicaciones de mujeres con pantalones blancos y manchas rojas en la entrepierna, este último acto fue llevado a cabo por uno de los sectores más extremistas del fem­inismo.

Y es esto lo que critica zorman en su polémico video “Soy feminista moderna” que dichas personas que no tienen ideales feministas o ideales que busquen la igualdad entre hombres y mujeres se hagan llamar feministas.

Pero una pregunta bastante importante que nos deberíamos hacer todos es, ¿El movimiento feminista es necesario a día de hoy?

En mi opinión el movimiento en si es necesario y a la vez no lo es, me explico, aunque la igualdad no se ha conseguido, nos vamos acercando a ella, y en este sentido está bien que la parte que busca la igualdad esté más presente para impulsar la sociedad y llegar a la igualdad , pero por otro lado al estar tam­ bién presente el feminismo radical no buscaría la igualdad y entonces buscaría una posición superior de la mujer con respecto al hombre, por lo que nunca se conseguiría la igualdad deseada.

Muchas de las personas que se consideran feministas y están actualmente en el movimiento, están desinformados o solo repiten información que les dan sobre el feminismo.

Esto pasa porque el movimiento feminista ha pasado de ser un movimiento para reivindicar la igualdad a un movimiento  de moda, en el que participar está bien visto, pero si no participas en el eres un retrógrado.

Yo al principio me consideraba feminista, porque lo que oía repetidamente es que el feminismo buscaba la igualdad, por lo que a mi automáticamente me convencía, pero una vez que empiezas a informarte y a observar la heterogeneidad del pen­samiento feminista, y que dentro del movimiento había tanto personas que buscaban la igualdad, como personas que bus­caban la “superioridad” de la mujer respecto al hombre, (me refiero con superioridad en aquellos aspectos que el hombre esta discriminado respecto a la mujer pero que el feminismo no habla de ello o no quiere cambiarlo), por lo que no es un movimiento que busque puramente la igualdad.

Uno de los argumentos más repetidos del feminismo es el que vivimos en un sistema patriarcal que oprime a las mujeres, o comúnmente llamado “el patriarcado”, donde para la mayor parte de las feministas es la causa de todos los males que asolan a las mujeres. Según ellas el sistema actual occidental es patriarcal, pero si vamos a la definición de patriarcado obser­vamos que es muy diferente al sistema actual político y social en el que vivimos. ¿Entonces porque las feministas dicen que vivimos en un patriarcado?, el patriarcado era lo que se tenía en la antigua Grecia y en la época romana, este sistema ha ido evolucionando a lo largo de los siglos, y por las anteriores olas feministas se ha ido mejorando y volviendo igualitario, aunque esto no se ha conseguido aún. Actualmente las mujeres pueden votar y ser cargos electos cosa que en un patriarcado sería impensable.

En las anteriores olas de feminismo las feministas buscaban vivir en un sistema equitativo para ambos sexos pero esto se ha modificado por el paso del tiempo, aunque siguen habiendo feministas que siguen buscando la igualdad, también han ido apareciendo feministas que buscaban la superioridad ,o como las llaman ahora “hembristas” o “feminazis” estas últimas son las que perteneciendo al colectivo feminista son las que más ruido hacen dentro del movimiento, y son las que más se apropi­an del movimiento para convertir el objetivo inicial de buscar la igualdad, en el objetivo de ser superiores a los hombres.

Estas “feministas” argumentan que el feminismo es un movimiento para liberar a la mujer y que los hombres no pueden pertenecer al movimiento feminista , solo pueden ser aliados, alegando que son los opresores y ellas las oprimidas, ¿Pero un movimiento por la búsqueda de la igualdad no debería estar for­mado por ambos sexos?, lo cual plantea una duda, ¿Es el fem­inismo un movimiento por la igualdad?, Además en la sociedad actual en la que hemos avanzado bastante con los derechos y en la que poco a poco nos vamos acercando a la igualdad ¿Se puede considerar a las mujeres actuales oprimidas y a los hom­bres opresores?

En mi opinión el feminismo ha decaído, se ha oxidado, ha cambiado con respecto a lo que inicialmente representaba. Aunque sigue habiendo personas feministas que creen y luchan por la igualdad, también las hay que son feministas extremistas (hembristas) que además buscan conseguir la superioridad. Y estas últimas son las que dan mala fama al movimiento.

Dejar un comentario