RAMMSTEIN

Por si no os habíais enterado, este año les toca a estos “crazy german motherfuckers” ocupar el papel de cabeza de car­tel del mayor festival de punk­rock­hardcore­metal­alcachofa de nuestro país, el Resurrection Fest. ¿Qué mejor ocasión para hablar de ellos?

Soy fan, soy muy fan, de esta banda, así que no escan­dalizarse demasiado si los pongo por las nubes. Creo que el cuadro de dos metros colgado en la pared de mi habitación es suficiente indicador de mi fanatismo. La verdad es que os tengo que reconocer que los oídos de alguien hechos a Maluma o a Supersubmarina pueden sufrir en la primera oída. Estos tipos hacen metal industrial, lo que viene siendo una música lenta, potente, pesada, con riffs duros y rítmicos, una batería marcada y sin complicaciones, toques electrónicos y de teclado, todo ello orquestado por la poderosísima, grave y profunda voz de míster Till Lindemann, que por supuesto canta en alemán. ¿Bonito y sugerente cocktail no?
8

Empiezo por Till. Tal vez a estas alturas pensabais que su voz es lo más chungo de este tipo, pero no. Lindemann es un oso alemán de dos metros, exnadador olímpico, campeón de lucha libre y experto en pirotecnia, que, obviamente, utiliza en todos sus conciertos. Esa es otra, no hay concierto de Rammstein en el que no haya 2317687 explosiones, llama­radas, fuegos artificiales, chispazos o similar. Si no sale de la batería, sale de las baquetas ardiendo, o de la guitarra, o de un arco lanzallamas, o de un lanzacohetes, o de unas alas ardien­do que se pone el tío mientras canta… en fin, lo normal. Un ver­ dadero show digno de observar durante horas y horas en youtube. Lo cierto es que el espectáculo no acaba ahí, entre otras muchas salvajadas ajenas al fuego, estos tipos han saca­do a escena cañones de espuma enormes con forma de pene para rociar al público. Han “simulado” sodomizarse en directo (Sí, has leído bien) e incluso Till en varias ocasiones ha “simu­lado” orinar al público. Digo simulado porque se presupone la utilización de un pene “fake”, que lanza un chorro demasiado potente y durante demasiado tiempo como para ser  fisiológico.

¿A que suena todo muy normal? 😀 Sí, lo sé, ya os dije que estos tipos molaban mucho, y podría seguir contando peripecias todo el artículo, pero habrá que hablar algo de su música.

Antes de hablar de la música, voy a hablar de los videoclips. Por ejemplo, “Pussy”, no se puede ver “uncensored” en lugares que no sean páginas porno, ¿Lo normal, no? Si queréis verlo en youtube os va a tocar observar un montón de píxeles color carne en movimiento. (Esto me recuerda a que entre el merchandising oficial de la banda sacaron un conjunto de dildos, que se supone tenían la forma exacta de los miembros de los miembros de la banda, y no, no me he repetido, jeje ;) )

Detrás de la parte escatológica, transgresora, irreverente y brutal de la que os he hablado, hay un montón de obras de arte audiovisual en los clips de esta banda. Sería imposible resumir­ los todos. Solo decir que cuentan con colaboraciones de artistas internacionalmente reconocidos, y han sido ganadores de numerosísimos premios a todos los niveles. (Coño, qué decir si encabezan el Resu)

Si queréis darles una oportunidad musical, podéis empezar por la que probablemente sea la más famosa de sus canciones, Du Hast, seguro que algunos la conocéis. Otros clasicazos son Engel, Sonne, Feüer Frei, Ich Will, Amerika, Keine Lust o Links 2,3,4, aunque a día de hoy aún no he encontrado canción de Rammstein que no me guste. Advertencia, no os las pongáis con vuestra abuelita al lado, a no ser que tengáis una abuelita muy molona.

Termino ya haciendo un poco de reflexión personal sobre esto, por alargar un poco el artículo. ¿Por qué coño tienen tanta fama unos tipos que a primera vista solo se dedican a hacer cosas que la mayor parte de la población mundial tacharía de desagradables, incorrectas o antisociales? Supongo que estos tipos han definido perfectamente la línea de lo transgresor en el arte. Saben despertar entre sus fans sus instintos más primitivos y su “ello” más profundo, sobre todo si simplemente se quedan en la coraza, sin embargo en mi opinión hay muchísimo más. En el fondo, creo que no soy el único que ve en las letras y la estéti­ca de estos tipos algo más, algo que es reflejo de la más pro­ funda condición humana. De todas formas, ellos mismos han dicho en numerosísimas ocasiones que su arte debe ser inter­pretado por los propios fans como les venga en gana. Saquemos nuestras propias conclusiones. Por otra parte, que narices, aún sin tener ni pajolera idea de alemán esta música es cañera y molona a más no poder.

Como digo siempre, dadles una oportunidad a estos caballeros, y si no mola, volvamos todos juntos a Safari y a Despacito, que es lo que se estila. ¡Hasta más ver gentecilla!

9

Dejar un comentario