Scrubs

Esta serie me la recomendó hace tiempo (por lo visto) mi amiga Sara, pero como yo para las recomendaciones sobre series/música/películas suelo hacer más bien poco caso, pues no la descubrí hasta hace poco. (Por supuesto en cuanto se lo dijo me echó la bronca por no hacerla caso en su momento). Realmente es totalmente recomendable para aquellos que estu­dian medicina, pues está ambientada en un hospital norteamericano y los protagonistas comienzan siendo estudi­antes que están realizando sus prácticas ahí. A lo largo de las nueve temporadas nuestros personajes van creciendo y acaban siendo médicos adjuntos e incluso profesores en su antigua facultad. De cualquier forma, cualquier persona, estudie lo que estudie, se verá cautivado por la historia.

Y es que, a diferencia de otras (muchas) series de médicos y hospitales, esta tiene un toque genuino y único. La principal his­toria es la relación de amistad que se forja entre Turk, Elliot y J.D. (Donald Faison, Sarah Chalke y Zach Braff) pese a sus ini­ciales diferencias. No faltan romances, como debe ser en cualquier comedia que se precie, de la mano de Carla (Judy Reyes). Ni, por supuesto, el villano clásico, el doctor y director del hospital Sacred Heart, Bob Kelso (Ken Jenkins) que les hará alguna que otra jornada imposible, y producirá no pocas situa­ciones divertidas. El entrañable doctor Cox (John C. McGinley) será el encargado de instruir a nuestros tres protagonistas en el arte de la medicina con la máxima humanidad, con un cierto atisbo, al doctor House en algunas situaciones, lo que enamorara a todos sus fans.

Cada capítulo es independiente, así que, pese a seguir una trama general, no es necesarios verlos en orden dentro de una misma temporada. Sin embargo, sí que es recomendable seguirlo para no perder detalle de la trama amorosa, de los enfados en el grupo y las reconciliaciones, de las reacciones de los personajes ante algún determinado hecho, en esencia, lo que le da el encanto.

Todos los episodios acaban con una breve reflexión, general­mente basada en la humanidad que debe tener un buen médi­co a la hora de lidiar con situaciones y con pacientes difíciles, por eso es bastante recomendable para los futuros médicos. Algunas de estas reflexiones parecían sacadas directamente de los apuntes de Propedéutica, pero igual es más interesante verlo en una bonita comedia que en unos aburridos folios, ¿no?

23

Dejar un comentario