¿Yo, voluntario?

Es posible que a alguno de vosotros se le haya pasado por la cabeza realizar algún tipo de actividad fuera del horario lectivo que sirva de ayuda a personas que, por unos u otros motivos, carecen de diferentes recursos.
Me explico: desde impartir clases particulares a los más pequeños por no poder permitírselo su familia hasta introducir a los más mayores en las nuevas tecnologías, pasando por el apoyo a familias en riesgo de exclusión social.
Pues bien, este tipo de tareas son realizadas por voluntarios, personas que de forma altruista dedican su tiempo a tales actividades. Ser parte de ellos es más fácil de lo que pueda pare­cer y a continuación aclaramos las dudas más frecuentes.
¿Cómo hacerme voluntario?
De forma general, toda persona que trabaja como voluntario pertenece a una ONG, a la que está adscrito y a la que tiene que rendir cuentas de su actividad. Tan solo has de presentarte en su sede, rellenar un formulario con tus datos personales, disponibilidad y acudir a un curso de formación. Tras ello, en función del ámbito del que quieras formar parte, necesitarás más o menos formación.
¿En qué área puedo trabajar?
Según la ONG de la que formes parte como voluntario, tendrás un abanico más o menos amplio de actividades, por lo que deberás buscar aquellas que se centren en actividades en que creas que puedes ser más útil, bien por tus habilidades, gustos, estudios, etc. Aun así, hay tareas con plazas limitadas, por lo que entraríamos en lista de espera hasta que quedara alguna vacante.
¿Qué recibo a cambio?
Si el hecho de ayudar a quienes lo necesitan no es suficien­te, según la ONG de la que formes parte las horas como volun­tario pueden ser canjeadas por créditos de libre configuración
¿Me va a quitar mucho tiempo?
Depende de la implicación que desees tener. El tipo de tare­as que tomamos antes como ejemplo suele estar bastante soli­citado, por lo que la carga de trabajo no suele ser alta.
Mi experiencia
Comencé como voluntario en la Cruz Roja en Septiembre del año pasado. Tras realizar un curso de formación básica (el cual dura cuatro horas), elegí tomar parte en el Banco de Alimentos, en el cual nos encargábamos de descargar los dife­rentes víveres, organizarlos acorde al número de familias que habían solicitado esta ayuda y tomar parte en su reparto. Realizaba esta tarea únicamente dos horas a la semana y durante periodos de exámenes, siempre y cuando avisara con antelación, podía no asistir.
Este año, dentro del mismo ámbito de Intervención Social, me encuentro en el programa de ayuda a refugiados, realizan­ do tareas tales como dar charlas acerca de primeros auxilios o nutrición y realizando acompañamientos médicos.
Como veis, existen diferentes a realizar, las cuales podéis elegir libremente en función de vuestros gustos, estudios, o sim­ plemente probar otros ámbitos que desconocéis.
¡Si deseáis ser voluntarios no lo dudéis, informaos no cues­ta!

Dejar un comentario