The Knick

La cirugía en los primeros pasos del siglo XX no era ni de lejos como la práctica quirúrgica de ahora, sino que se puede decir que no era apta para estómagos débiles. The Knick, una serie de temática médica ambientada en esta época, tampoco lo es. No se trata de una serie apta para todos los espectadores, ni para todos los estómagos, ya que si tienes problema en ver sangre, vísceras e incluso sierras quirúrgicas cortando huesos, te puede llegar a resultar hasta un tanto desagradable. Se trata de una serie de época, sí, pero con un toque diferente. Diferente en cuanto a que no se queda en el mundo de la medicina, que en aquel momento experimentaba una gran revolución, como se puede comprobar capítulo tras capítulo; sino que ahonda en otros muchos cambios sociales como, por ejemplo la progresiva aceptación del hombre de raza negra en la sociedad americana, tras años y años en que se la consideró como una etnia de categoría social inferior, lo que dio fruto a un fuerte rechazo social, como se puede observar escenificado en las vivencias de un recién incorporado al Knickerbocker Hospital, el doctor Algernon Edwards. En cuanto a la trama, y evitando hacer spoiler, la serie, en sus dos temporadas narra la historia del doctor John Thackery, cirujano en el hospital Knickerbocker de Nueva York, así como de
sus compañeros de trabajo y diferentes pacientes de los diversos estratos de la sociedad neoyorkina de esa época. La acción se lleva a cabo en un marco de pleno desarrollo de la medicina y, más concretamente, de la cirugía en este caso, que discurrió de manera paralela al progresivo avance social y cultural que fue experimentando la sociedad americana. A pesar de que se anunció que se rodaría una tercera temporada, parece ser que recientemente la productora ha decidido poner punto y final a The Knick tras el final de la segunda, contando por ello la serie con un total de 20 capítulos divididos en dos temporadas y con una duración aproximada cada uno de ellos de una hora. Tanto a los estudiantes de medicina, como a los que no lo sois y os veis capacitados para contemplar escenas duras, e incluso un poco sádicas, os animo a verla.

Dejar un comentario