EL SHOW DE TRUMAN

Esta película nos narra vida casi perfecta que Truman Burbank (Jim Carrey) cree tener. Sin saberlo, es el protagonista de un programa de televisión que lleva emitiéndose desde el día en que nació. Su vida se desarrolla en un plató gigante creado únicamente para el reality que millones de personas siguen a diario, pero en realidad todo es una invención: la ciudad ideal en la que vive, los amigos y vecinos tan amables, su maravilloso trabajo, incluso su mujer y sus padres, son producto de la ficción. Todas las personas de la cuidad son actores que representan un papel dado por la producción, y simplemente cumple las ordenes que se van dando, variando según el actuar del personaje principal. Los directores del programa lo organizan de tal forma que Truman nunca quiera salir de allí por distintos temores arrastrados desde la infancia, como la supuesta muerte de su padre en el mar, haciendo que no quisiera volver a acercarse al agua y evitando así que llegase al final del gran plató. El protagonista de la historia nunca había sospechado que su vida no era como él la imaginaba, hasta que se produjeron una serie de fallos desde producción. Un día Truman se enamoró de una actriz extra que no estaba supuesta a ser su futura pareja, Sylvia, quien le reveló que su vida era un show de televisión. Tras esto, deciden echarla del programa fingiendo que eso nunca había pasado, y haciendo que la gente de su entorno evitase toda pregunta que tuviera Truman. Desde ese momento comenzó a dudar de su existencia, hasta que un día escuchó en la radio cómo el equipo de grabación narraba su viaje matutino al trabajo. Siguieron ocu-rriendo situaciones que hacían dudar cada vez más a Truman, por lo que se enfrentó a sus temores, pensando que así llegaría al final del enigma. Finalmente descubre que, en efecto, es el protagonista de un show de televisión. No podía creer que todo hubiese sido una completa farsa, que su mundo no fuese real, pero a pesar de todo, hay algo seguro: Truman es él mismo, es auténtico, es ‘‘de verdad’’.

Dejar un comentario