“Infinite”

Los amantes del rock estamos de celebración ya que este 7 de abril vio, por fin, la luz el último álbum, hasta la fecha, de la inmortal banda británica de rock Deep Purple. Bajo el nombre Infinite. No era poca la expectación creada a  medida que nos iban cebando con los sencillos que llegaban con cuentagotas. Pero podemos estar tranquilos: lo han vuelto a hacer. En el trabajo final podemos ver que no han perdido ni un ápice de su esencia; tenemos al “Jesucristo Superstar de las islas británicas”, Ian Gillan, que a sus 72 años conserva un ímpetu y energía capaces de mirar a la cara al mismísimo Mick Jagger; los magníficos teclados de Don Airey, que sustituyen muy correctamente a los del maestro Jon Lord que abandonó la banda en 2002 y falleció en 2012; la batería de siempre con las baquetas de Ian Paice, por las que, en grupo, recibió el título de “banda más ruidosa del mundo” gracias a su concierto en el Rainbow
Theater de Londres en 1972; y sin olvidar la extraordinaria guitarra de Steve Morse que acompaña a la banda desde 1996. Después de cuatro años, desde el último trabajo de estudio del grupo, nos han regalado este disco en el que podemos apreciar la calidad que da la experiencia sin perder la energía y potencia que los caracterizan. Pero, con este elenco de lujo, ¿qué podía salir mal? Deep Purple es una banda de rock inglesa formada en 1968 por músicos de muy diversas formaciones estilísticas: Jon Lord, teclista con una formación clásica de piano; Ritchie Blackmoore,
guitarrista de sesión en formaciones de blues; y por último, el vocalista Rod Evans y el batería Ian Paice que ya se habían decantado por el hard rock, género que predominaría en los primeros álbumes de la banda. Aun así, los miembros del conjunto han ido variando mucho desde sus comienzos hasta la actualidad, considerándose el mejor y más representativo el quinteto formado por Blackmoore y Lord a la guitarra y teclados respectivamente, Paice a la batería, Roger Glover al bajo e Ian Gillan como vocalista (estos tres últimos continúan en la banda actualmente) que, a lo largo de muchas idas y venidas, coincidieron desde 1969 hasta 1974, cuando Blackmoore abandonó la banda temporalmente. El conjunto inglés ha influenciado muy notablemente al panorama musical casi desde sus comienzos, siendo considerado la quinta banda más influyente de la historia según la revista Planet Rock con claros aportes a múltiples grupos como Led Zeppelin o AC/DC e incluso bandas actuales de rock y metal. En 1972 lanzó, según la crítica, su mejor álbum de estudio Machine Head en el que podemos encontrar canciones tan míticas
como “Highway Star”, “Smoke on the Water” o “Space Truckin”, entre otras. También en ese año salió a la luz el disco Made in Japan, un trabajo grabado en en directo el 16 de agosto del 72 en Osaka y que revolucionó por completo en concepto “live”, ya que en él se plasma una energía, tanto por parte de la banda como del público, impropia para los cánones de la época y completamente excepcional. Deep Purple lleva casi 50 años dando guerra y haciendo disfrutar a múltiples generaciones así que no os confiéis, jovenzuelos, que a estos “yayos” les queda todavía mucha cuerda.

Dejar un comentario