Sexo, Drogas y Rock and Roll

El pasado 20 de julio se daba la peor noticia que un fan de la música en general y del grupo Linkin Park en particular podría esperarse, el vocalista de dicha banda, Chester Bennington, se había quitado la vida ahorcándose en su propia casa justo antes de comenzar su gira por Norteamérica. No se conoce el motivo por el que el cantante decidió tomar el camino del suicidio, pero los abusos sexuales cuando era menor de edad y el consumo continuo de alcohol y drogas parecen ser hechos que aclaran un poco más la incógnita.

Acontecimientos como este y otros que ahora repasaré muestran como no es oro todo lo que reluce, que ganarse la vida en el mundo del espectáculo y, especialmente en el de la música, puede acarrear problemas si no se tiene la cabeza bien amueblada. La fama tiene sus riesgos, y caer en la lujuría y los excesos parece común entre los miembros de este mundillo. Quizá el caso más sonado de suicidio fue el de Kurt Cobain, lider del grupo grunge Nirvana. A la temprana edad de 27 años Kurt se quitaba la vida con un disparo en la boca cuando su grupo alcanzaba un éxito internacional, dejando para la posteridad su nota de suicidio convirtiéndose viral entre sus fans. Bien es cierto que el estadounidense sufría una tremenda adicción a la heroína que le estaba consumiendo poco a poco y que influyó indudablemente en la decisión del músico, dejando para la posteridad una nota de suicidio viral entre sus fans y dirigída a su mujer e hija donde comentaba que estarían mejor sin él. Hace relativamente poco salieron a la luz también fotos de la escena de la muerte viralizádose casi tanto como el texto. La británica cantante de jazz y soul Amy Winehouse fue encontrada una mañana sin vida en su cama por su guardaespaldas cuando tenía 27 años y su carrera ascendía meteóricamente tras haber ganado 6 premios Grammy. La adicción de la cantante a diversas drogas era de sobra conocida al igual que habitual eran sus intentos, sin éxito, de deshintorsicarse en varias clínicas Si tu apodo es “el vicioso” sabes que algo no estás haciendo bien, pero en el caso de Sid Vicious se trataba de un piropo. El miembro del grupo puntero del punk británico en la década de los 80 y 90 Sex Pistols llevó a todos los extremos sus excesos. Su papel en la banda era el de generar espectáculo y controversia para ganar publicidad, llegando a apagar su instrumento en los conciertos debido a su nulo conocimiento musical. Como no podía ser de otra manera, estos excesos le condujeron a la muerte por sobredosis de heroína a sus tempranos 22 años de edad después de haber sido acusado de asesinar a su, por entonces, novia, una grupi también adicta. Los casos anteriores son fruto de las drogas, o estas tienen un peso importante en el fallecimiento de los protagonistas La lista es interminable, y en ella aparecen nombres como el de Michael Jackson, muriendo fruto de un fallo cardíaco a raíz de su adicción a la cocaína y los fármacos, Janis Joplin, la que fuera una de las máximas exponentes del movimiento hippie dio por finalizada su vida tras una sobredosis de heroína, o Jimmy Hendrix, ahogado por su propio vómito tras la ingesta de somníferos y alcohol. Pero uno de los casos más sonados de la historia de la música es de Jhon Lennon, ex miembro de The Beatles. Su muerte no fue producto de las drogas, pese a que el británico reconoció en diversas ocasiones que las consumía. John fue abatido con 5 disparos por su fan Mark David Chapman cuando volvía a su residencia junto con su pareja Yoko Ono. El asesino que portaba
un ejemplar de El guardián entre el centeno declaró que matando al artista conseguiría ser alguien. Cuando pienses que ser conocido mundialmente y que no hay nada como ser un músico aclamado por todos, piénsalo dos veces, como en todo, hay una cara oscura que puede acabar consumiéndote.

Dejar un comentario