LOS TAPONES DE PLÁSTICO

Creo que todos hemos oído hablar sobre el reciclaje de los tapones de plástico, incluso muchos habremos participado en ello.

Para aquellos que todavía andan un poco perdidos, quiero contar el verdadero motivo de este reciclaje y de qué manera empezó.

Comenzó en el año 2011, cuando una familia inició la recogida de tapones de plástico para recaudar dinero y poder comprar una silla especial y sofisticada, que permitiese a su hijo Íker desarrollar sus órganos vitales con normalidad.

Y es que el material de estos tapones es un polietileno de alta densidad, es decir, un plástico muy poco tóxico y de muy buena calidad. Su reciclado es sencillo, ya que llega muy limpio y prácticamente listo para ser transformado, además de ocupar muy poco espacio, lo que abarata los costes intermediarios.

El valor es de unos 200 euros por tonelada (medio millón de tapones) y su destino suele ser el de la fabricación de una materia prima denominada granza. La granza se utiliza, entre otras cosas, para la elaboración de cajas para frutas, revestimientos o aislantes.

La fundación SEUR colaboró con la familia de Iker y más tarde creó el programa “Tapones para una nueva vida” Fundación SEUR. Con la colaboración de todas las organizaciones implicadas hasta ahora en el proyecto ha ayudado a 139 niños, gracias al reciclado de 4000 toneladas de tapones de plástico (lo suficiente para llenar 13 piscinas olímpicas).

Pero no solamente estos tapones sirven, ya que hay otros elementos de plástico válidos que por desconocimiento no reco- gemos:

  • Tubos de plástico de las pistolas de
  • Tapas de bolis bic y
  • Pegamento de barra.
  • Tapas de paquetes de toallitas.

Dejar un comentario