CALCIO STORICO FIORENTINO

Seguro que algunos os habréis preguntado alguna vez por qué se le denomina calcio al fútbol en Italia, pues bien, este vocablo es herencia de un deporte, si es que se le puede llamar así, originado en el siglo XVI en Florencia.

El calcio storico fiorentino es como una batalla campal, pero sin el como. Sus reglas fueron dictadas por el conde Giovanni de Bardi en 1580, y consistía básicamente en un juego derivado de otros más antiguos practicados en Roma, traídos a su vez de la tradición helenística. 2 equipos, de 27 jugadores cada uno,saltan a la arena con la intención de introducir la pelota en un agujero defendido por el otro equipo, que hace las veces de portería. El tanto vale por 2 puntos, mientras que fallar un tiro sumaría medio punto al casillero del rival. Durante 50 minutos sin descanso ni sustituciones, los jugadores podrán utilizar casi todo tipo de artimañas contra el rival, son permitidos puñetazos, patadas, inmovilizaciones… todo mientras que la pelea sea uno contra uno y no se propinen patadas en la cabeza, golpes por detrás o golpes bajos. Ni más ni menos que 8 árbitros controlan el devenir del encuentro (y otros tantos paramédicos). Gozó de una gran aceptación popular, hasta el punto que se cuenta que algún que otro papa llegó a ser aficionado practicante. Tal debió de ser la fama que la leyenda cuenta que, durante la campaña italiana de Carlos V, los ciudadanos de la capital de la Toscana usaban su ejercicio como arma intimidatoria.

Puede pensarse que no es más que un recuerdo del pasado, pero no, en la actualidad se sigue rememorando durante las celebraciones de San Juan, cuando la ciudad luce sus mejores galas para disfrutar del torneo que enfrenta a los 4 barrios más importantes de Florencia: Santa Croce, Santa María Novella, Santo Espíritu y San Giovanni, cuyas escuadras competirán por el premio de poseer su estandarte colgado durante un año en el ayuntamiento, y por una cena sin límite de la afamada ternera florentina.

Si alguien está interesado,debe saber que, al menos en nuestros días, se necesita la partida de nacimiento para acreditar que eres natural del lugar, o al menos acreditación de que llevas residiendo 10 o más años allí.

Dejar un comentario