Cáncer: ¿una enfermedad mortal?

Cuando el sistema inmunitario funciona normalmente, las células inmunitarias circulan por todo el cuerpo en busca de elementos que no deberían estar presentes en el organismo, como bacterias y virus. Estas células inmunitarias buscan invasores mediante el uso de “receptores”, los cuales pueden considerarse como antenas o sensores. Cuando los receptores encuentran invasores en el cuerpo, entran en acción unas células inmunitarias especiales para destruirlos. Estas células especiales se denominan células T citotóxicas.

Desafortunadamente, las células cancerosas a menudo tienen la capacidad de ocultarse para no ser encontradas por las células inmunitarias, y este es el motivo por el cual las células cancerosas pueden crecer de manera descontrolada. La inmunoterapia es un tratamiento contra el cáncer diseñado para hacer que el sistema inmunitario del cuerpo sea capaz de detectar y destruir las células cancerosas. Los inhibidores de puntos de control inmunitarios han sido un enfoque exitoso en inmunoterapia porque impulsan al sistema inmunitario a combatir el cáncer a un ritmo acelerado.

Sin embargo, la terapia de células T con CAR es diferente. Es un tipo de inmunoterapia denominada “inmunoterapia celular adoptiva”. Tal como la describe el presidente y miembro de la ASCO Bruce E. Johnson: “esta técnica permite a los médicos reprogramar genéticamente las propias células inmunitarias de los pacientes para encontrar y atacar las células cancerosas en todo el cuerpo”.

En la terapia de células T con CAR, se extraen las células T de una persona y se las lleva al laboratorio. Se realizan cambios genéticos en las células T para que ataquen a las células cancerosas. Estas células T con CAR se cultivan en grandes cantidades y luego se inyectan al paciente. Una de las características notables de este tratamiento es que es una “terapia viviente”. Por lo general, las células T con CAR solo tienen que inyectarse una vez ya que continúan multiplicándose en el cuerpo. Las células T con CAR continúan luchando contra el cáncer en el cuerpo del paciente, y su efectividad puede incluso aumentar con el tiempo.

Dejar un comentario