¿Llegó la hora del coche eléctrico?

Cada día oímos más en las noticias la evolución de automóvil eléctrico e incluso podemos comprobar como su asiduidad en las ciudades se ha incrementado en los últimos años.

Pero la realidad es que su implantación en nuestra vida cotidiana, añadida a la sustitución del coche de combustión queda lejos. El principal escollo que nos hace ser negativos en un futuro a corto plazo es la prácticamente inexistente infraestructura en ciudades y carreteras, lo que conlleva una dificultad sistemática para los usuarios de estos vehículos. Puntos de recarga o su elevado precio son barreras que deben ser superadas en la próxima década.

Aun así, hay motivos para el optimismo. Grandes colosos del mundo del automóvil incrementan cada año sus inversiones en el desarrollo de estos nuevos prototipos. Tesla gran referente del sector eléctrico eleva cada año su número de ventas. En este aspecto me gustaría hacer un especial énfasis en dos marcas que están apostando de manera clara y con una gran inversión económica en el automóvil eléctrico, la japonesa Nissan y la alemana BMW. Apoyados en su solvencia económica consagrada a lo largo de los años con la venta de coches de combustión, apuestan en la revolución eléctrica para los próximos años.

En una reflexión más personal, la implantación del coche eléctrico a mi modo de ver debe venir unida del coche autónomo, es decir, de los prototipos que circulen sin la necesidad de ser dirigidos por un conductor. Una realidad que es mas factible a un medio-largo plazo, pero que es imparable a unos 50 años vista. En este caso el coste de las infraestructuras sería más que considerable pues habría que adaptar todas las vías de uso a este tipo de prototipos, pero con el tiempo su implantación será una realidad.

Por ello, considero que hoy en día la mejor opción que podemos encontrar en el mercado es un híbrido no enchufable, cuyo motor está compuesto por una parte de combustión y una unidad eléctrica conformada con diferentes sistemas de almacenamiento de energía y baterías. Es sin duda la opción mas rentable y amortizable del momento, añadido a las ventajas de circulación en las grandes ciudades, las subvenciones en impuestos verdes y el impacto menos dañino en el medio ambiente. Toyota, Hyundai o Volvo entre otras marcas se han comprometido para que sus vehículos a partir de 2025 sean todos de este tipo, y sin duda es un paso adelante que sus competidores no tardarán en copiar.

Veremos que nos depara la tan competitiva y vanguardista industria del automóvil en los próximos años, donde la concienciación por un uso responsable de los recursos y del medio ambiente es ya inevitable.

Dejar un comentario