EL LEGADO DE STIEG LARSSON

El caso de este escritor sueco parece sacado de la ficción: Stieg Larsson (Västerbotten, 1954- Estocolmo, 2004) era un periodista idealista y profundamente comprometido en la lucha contra el racismo y la ultraderecha antidemocrática. Desde veinteañero decía a sus amigos que, un día, sería escritor de novela negra. Pasaron los años, y tras devorar como lector a los clásicos del género, al cumplir 47 se lo propuso, y claramente, lo cumplió. Y, cada noche, al acabar su jornada en la revista Expo, fundada y dirigida por él, cuando llegaba a casa, se ponía a escribir Millennium, una trilogía protagonizada por dos investigadores, el periodista Mikael Blomkvist y la hacker Lisbeth Salander. Así, en poco más de dos años, consiguió escribir 3 libros de más de 1500 páginas en total: “Los hombres que no amaban a las mujeres”, “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” y “La reina en el palacio de las corrientes de aire”. Pocos días después de entregarlo a la editorial, desafortunadamente, falleció de un inesperado ataque al corazón, por lo que no pudo siquiera llegar a ver publicado el primer libro. Esto conllevó que no le fuera posible disfrutar del tremendo éxito mundial que tuvieron estas publicaciones, siendo traducidas a varios idiomas y con una adaptación cinematográfica de cada libro. Los críticos del género la han llegado a catalogar como “la novela del siglo”, calificándola de “obra maestra” debido a la trama y a la cantidad de datos exactos que ofrece del mundo periodístico, así como por la propia historia, de la cual decir “detallada” es poco. En el mundo de la literatura, y más hoy en día, es muy difícil causar furor tanto entre los críticos como entre los lectores, más aún de este género, del cual se ha escrito tanto que se podría decir que “poco queda por inventar”. Además, estas novelas nos consiguen envolver y atrapar en el mundo del protagonista, poniéndonos en su piel y sorprendiéndonos con cada giro inesperado de la historia, para nada convencional. Pero esto no acaba aquí. Diez años después de la publicación en Suecia de “Los hombres que no amaban a las mujeres” llega “Lo que no te mata te hace más fuerte” (2013), la cuarta parte de la saga, esta vez escrita por David Lagercrantz. El mismo decidió enfrentarse al reto de su vida cuando hace dos años aceptó el encargo de la editorial sueca Norstedts de dar continuidad a la serie, por decisión de los herederos de Larsson, tras hacer un difícil equilibrio entre el respeto al universo creado por Larsson y la reivindicación de su propio yo como escritor. Puede que no sea lo mismo, ya que no se trata del mismo escritor, pero qué mínimo que darle una oportunidad a la cuarta parte de la historia que tanto nos enganchó. Es cierto que nos gustaría que Stieg Larsson pudiera continuarla él mismo, o que al menos escribiera un par de libros más fuera de la saga, aunque no nos podemos quejar del legado que nos ha dejado: 3 libros brillantes a los que siempre se puede recurrir para aislarse de la realidad por un rato para inmiscuirse en el mundo de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist.

Dejar un comentario