UNA MIRADA LEJANA

Desde pequeños muchos nos hemos sentido fascinados por lo desconocido y por lo que puede existir “más allá” o nos hemos imaginado cómo sería vivir en un lugar a millones de kilómetros del nuestro. La vida en Venus sería sin lugar a duda una tarea muy complicada debido a sus altas temperaturas, las cuales oscilan entre los 0ºC y los 500ºC, con una temperatura media de 463ºC. Esta temperatura media lo coloca como el planeta más caliente del sistema solar, por encima de Mercurio, debido a que este último gira lentamente sobre sí mismo por lo que hay grandes espacios de tiempo donde no inciden los rayos solares. Además, la atmósfera de Venus es más densa que la de Mercurio, apenas existente, lo que permite mantener el calor durante largos periodos de tiempo. En Venus, la vida también es imposible como consecuencia de su atmósfera, compuesta fundamentalmente por dióxido de carbono y gruesas nubes de ácido sulfúrico que la cubren completamente. Esta composición hace que la atmósfera sea muy densa, con una presión aproximadamente 90 veces mayor a la presión de la Tierra. Otro planeta en el que la vida sería muy desconcertante es Saturno, por la gran cantidad de lunas que posee. Alrededor de Saturno orbitan nada más y nada menos que 82 lunas, algunas de ellas descubiertas recientemente. Hay algunos datos muy curiosos acerca de estas: algunas giran en dirección retrógrada, lo que significa que su movimiento es opuesto a la rotación del planeta alrededor de su eje o que algunas de ellas parecen haber formado parte de una luna de mayor tamaño. Si Venus destaca por sus altas temperaturas Urano destaca por ser un planeta congelado, con una temperatura mínima de – 226 ºC. Esta baja temperatura es debida a que la temperatura del núcleo de Urano es notablemente inferior a la de otros planetas y a que debido a las características de su atmósfera absorbe menos calor por parte del sol. Otro dato curioso es que las estaciones en Urano duran 42 años ya que su eje de rotación está inclinado casi 90º respecto a su órbita. La principal característica de Jupiter es su gran tamaño, 318 veces mayor que el de la Tierra. Jupiter posee la velocidad de rotación más rápida de todos los planetas que comprenden el sistema solar pues tarda menos de 10 horas en realizar una vuelta completa sobre su eje. La atmósfera está compuesta en su mayoría de hidrógeno y helio, por lo que la vida es imposible al no disponer de oxígeno. Otra condición que hace imposible la vida en este planeta es la estructura de las nubes, formadas probablemente de cristales de amoníaco, azufre y fósforo. Las condiciones en los diferentes planetas del Sistema Solar son muy diferentes, pero todas tienen algo en común: hacen i m p o s i- ble la vida, al m e n o s h a s t a donde se conoce. Por este m o t i v o deberíamos pre- o c u p a rnos más de cuidar y conservar nuestro plAneta.

Dejar un comentario