PARÁSITOS (ELENA GARCÍA)

Sin lugar a duda, la película Parásitos ha sido la gran triun­fadora en los Oscars llevándose los premios al mejor director, mejor guión, mejor película y mejor película internacional. Ha sido la primera vez en la historia que una película de habla no inglesa ha conseguido hacerse con el premio a la mejor pelícu­la, sobreponiéndose a Eljoker, 1917 y El irlandés entre otras.

Esta película surcoreana nos cuenta la historia de una familia muy pobre en Seúl que consigue infiltrarse mediante mentiras y engaños como empleados en la casa de una familia muy rica. Hay un tremendo choque entre las dos clases sociales, que provoca situaciones divertidas, pero al mismo tiempo muy crueles, al mostrar que lo que para unos puede ser mucho para otros no es ni tan siquiera digno de atención. (Contiene spoilers).

Al final de la película hay una lluvia torrencial de la que se muestran dos aspectos completamente opuestos. Por una parte, la familia pobre esta devastada porque su casa se ha inundado y han perdido sus escasos bienes, pero para la familia rica la lluvia solo ha traído cosas buenas. Ajenos a la realidad y al impacto que este hecho ha tenido en muchas per­sonas agradecen la lluvia porque ha reducido la contaminación y les ha permitido hacer una fiesta de cumpleaños para su hijo.

Uno de los aspectos más interesantes de la película es que no hay buenos ni malos como suele suceder, todo depende de la situación en la que te encuentres.

Uno de los principales rasgos que se utilizan de forma recurrente en Parásitos para diferenciar la posición en la escala social es el olor. Al principio los protagonistas (familia pobre) piensan que huelen distinto porque usan el mismo jabón para lavar la ropa, pero a medida que se desarrolla la trama se ve que no es este el motivo. Incluso el niño de la familia rica se da cuenta de que los pobres huelen distinto y en varias escenas algún miembro de la familia pudiente se lleva el dedo a la nariz para así no oler el «olor a pobre». Este gesto influye notablemente en la forma de actuar de uno de los protagonistas al final de la película (tendrás que verla para saber­lo…).

Otro de los elementos que se utilizan para diferenciar las clases sociales es la altura. Para acceder a la casa de la familia de clase alta hay que subir muchas escaleras, mientras que la otra familia vive en un sótano en el barrio bajo de Seúl al que apenas entra luz.

El sentimiento presente en todos y cada uno de los per­sonajes es el egoísmo, el afán de prosperar a costa de los demás. Este sentimiento da lugar a situaciones muy crueles y
que te hacen pensar dos veces sobre cuál es lo correcto.

Parásitos te puede gustar o no, pero seguro que no te deja indiferente. Nunca sabes que es lo que va a pasar a contin­uación y la mezcla de géneros ( comedia, sátira social, thriller,acción..) es absolutamente sorprendente.

Dejar un comentario